Aragón
Suscríbete por 1€

Eldin gritó gol dos meses y medio después

El hispanobosnio remachó el triunfo en Zorrilla con el 1-3 definitivo, un tanto que lo devuelve a su estado natural tras nueve semanas de baja por una lesión de rodilla.

Eldin Hadzic salió de la caseta del estadio José Zorrilla con la sonrisa en los labios. Una imagen imposible de ver en su rostro en los últimos dos meses y medio, donde encadenó un bajón en su rendimiento con una lesión de menisco que lo ha tenido nueve semanas fuera del equipo. Su anterior gol, el último que celebró antes del domingo, databa del 8 de marzo en Mallorca. El hispanobosnio había regresado, en un cambio de emergencia y a la desesperada, en la recta final del partido que el Zaragoza perdió el pasado miércoles ante el Mirandés. Eldin pudo anotar esa noche un gol a bocajarro, pero falló ante el portero.

En Valladolid, el ‘7’ volvió al carril de la normalidad y por eso su rostro destilaba satisfacción. Salió de nuevo desde el banquillo, porque aún le falta tono físico. Pero tuvo el acierto de fabricar el 1-2 de Willian y, segundos después, firmar con su pie derecho el 1-3 definitivo. "Estoy muy contento en el apartado particular, como también lo está todo el equipo en general. Hemos conseguido dar un paso adelante que quizá sea decisivo para jugar la promoción. Era un día especial por la envergadura del rival y estuvimos a la altura de lo que se esperaba de nosotros", aseguró Hadzic tras el duelo.

Eldin rememoró con gusto las dos acciones decisivas para el triunfo, que llevaron su sello. "En el gol de Willian José, todo fue fruto de una decisión de esas que se toma en una décima de segundo. Cuando paré el balón en el área, vi que el defensa me estaba dejando un hueco, tal vez dando por hecho que yo iba a centrar al estar escorado. Por eso, de repente, no me lo pensé y decidí chutar a puerta con fuerza. Por suerte, el rebote se fue al larguero y luego le cayó a Willian para que pudiera rematarla adentro", contaba sobre el 1-2.

Del 1-3, que él empujó ante Varas tras una contra de Álamo en el 93, Eldin no quiso presumir con su habitual modestia. "Fue un contragolpe de libro que definimos con mucho acierto", dijo.

El balcánico ha ganado en confianza de cara a la recta final de la temporada. "La rodilla va muy bien. No tengo ninguna molestia y, poco a poco, voy retomando la forma física que perdí estos dos meses de baja, asegura con ilusión. Sin Borja, la capacidad goleadora de Eldin eleva su importancia. "Se va a notar su ausencia. Lleva 23 goles. Pero los demás debemos ser capaces de sustituirlo", propone.

Etiquetas