Aragón
Suscríbete

El palacio episcopal de Tarazona necesita 800.000 € en actuaciones urgentes

La Fundación Tarazona Monumental presentó ayer el estudio estructural sobre el estado del edificio.

La Fundación Tarazona Monumental presentó ayer las conclusiones del estudio estructural sobre el palacio episcopal que ha redactado la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). El informe concluye que es necesario invertir 800.000 euros para actuar de manera urgente en tres grandes líneas de trabajo: evitar las humedades, anclar la estructura y consolidar las cubiertas.

"Aparecen unos síntomas como grietas, presencia de humedad y ciertos defectos estructurales que hacen que lo primero sea encargar un proyecto de consolidación y conservación, un plan de choque de diagnóstico para encontrar el tratamiento adecuado", dijo el presidente de la fundación, Agustín García Inda.

El estudio comenzó en enero de 2014. "Se recogieron 93 muestras que se han sometido a ensayos mecánicos, físicos y químicos para conocer bien la composición de los materiales. También se realizó un estudio geotécnico para conocer bien las características técnicas del suelo sobre el que se apoya", explicó el arquitecto que ha dirigido los trabajos, el catedrático de la UPM Juan Monjo.

El diagnóstico es que "es un edificio que está hecho de varios edificios que tienen un funcionamiento independiente, y que se asienta sobre una gran peña con una humedad importante, ya que hay un pozo y una entrada significativa de agua por el patio central".

La consolidación del inmueble se realizaría mediante tres tipos de actuaciones. Por un lado, la sujeción de las distintas partes del edificio mediante un anclado a la peña central y un atado de los distintos muros entre sí. Por otro, cubrir el patio central con un lucernario de vidrio y reconducir el drenaje de las aguas de lluvia. Además, hay que consolidar las cubiertas. Asimismo, se propone colocar una malla de sujeción en la fachada sur para evitar desprendimientos.

Pero estas intervenciones serían sólo una primera fase, ya que quedaría mucho trabajo por hacer. "Lo que es restauración, erosión en la fachada y otros elementos, es una fase posterior, lo primero es evitar el progresivo deterioro si no se toman medidas", indicó el presidente de la fundación.

"Es el punto de arranque de futuras restauraciones que posibilitarán que el palacio esté abierto a iniciativas culturales, religiosas…", corroboró el obispo de Tarazona, Eusebio Hernández. El museo diocesano podría instalarse en el palacio una vez restaurado.

Etiquetas