Despliega el menú
Aragón

El almirante Mediohombre

La novela detalla una profunda animadversión de Diego de Zúñiga contra Martín de Sepúlveda, legendario marino y amigo de Blas de Lezo.

Portada de 'El almirante mediohombre'
El almirante Mediohombre
Editorial Algaida

El militar de mayor prestigio de Felipe V fue el almirante guipuzcoano Blas de Lezo y Olavarrieta (1689-1741). Con sólo quince años de edad participó en una dura batalla naval de la Guerra de Sucesión y a causa de un cañonazo que le destrozó la pierna izquierda sufrió una amputación sin anestesia. Lejos de ser enviado al Cuerpo de Inválidos se le nombró alférez de navío. Dos años después perdió el ojo izquierdo en otro combate. Un desastre detrás de otro. Con una pata de palo y un ojo de

menos, el valeroso Lezo exhibió una asombrosa y eficaz astucia

estratégica. Con 23 años, siendo ya capitán de navío, el brazo derecho le quedó inutilizado, también en combate. Al acabar aquella guerra internacional navegó por el Caribe y los Mares del Sur, combatiendo piratas. En 1725 contrajo matrimonio con una aristócrata criolla, con quien tendría siete hijos. La novela detalla una profunda animadversión de Diego de Zúñiga contra Martín de Sepúlveda, legendario marino y amigo de Lezo. El zénit de su gloria militar vendría a partir de la guerra abierta de 1739, establecida entre España e Inglaterra a causa del tráfico comercial con las colonias. De entre estas páginas destacaré como interesantes y hermosas las dedicadas a la historia de doña Alma, viuda de J. de Ayerbe. El ataque británico a Cartagena de Indias era una victoria cantada, tal era la descomunal diferencia de fuerzas en armas y hombres. La inesperada victoria española se debió al talento de Lezo en optimizar sus recursos. Los británicos ocultaron esta contienda en sus textos escolares como si jamás hubiera existido.

Etiquetas