Aragón

Los edificios más importantes del pueblo viejo de Belchite tienen "alto riesgo de desplome"

Apudepa solicita actuaciones urgentes en el convento de San Rafael, las iglesias de San Martín y San Agustín y dos viviendas de la calle Mayor.

Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa) alertó ayer del "elevado riesgo de derrumbe" que existe en varias de las construcciones más representativas del pueblo viejo de Belchite. Tras realizar una visita técnica a este emblemático conjunto histórico, la asociación ha concluido que los restos del convento de San Rafael, de las iglesias de San Martín y San Agustín y de dos edificios de la calle Mayor pueden sufrir graves daños si se acometen trabajos "urgentes".

El alcalde de Belchite, el socialista José María Artigas, confirmó este preocupante diagnóstico. "No tenemos mucho tiempo", reconoció el regidor, que reclamó que "todas las administraciones se pongan las pilas" en la conservación de unas ruinas catalogadas como bien de interés cultural (BIC, la máxima figura de protección en materia de patrimonio).

Según detalló Apudepa en un comunicado, en la visita al pueblo viejo de Belchite participaron tanto arquitectos como historiadores del arte. Tras estudiar la situación del conjunto, estos expertos se muestran "especialmente" preocupados por la fachada barroca del convento de San Rafael, que amenaza con desplomarse hacia la calle; por la torre de la iglesia de San Agustín, que requiere una intervención para evitar que se caiga su cuerpo superior; y por algunas bóvedas y cúpulas de la iglesia de San Martín –sobre todo, por el cupulín de una de las capillas–.

Apudepa también avisó del peligro de que se derrumbe la fachada de una de las casas de la calle Mayor y de que en otra vivienda se vengan abajo los vestigios de la estructura interior –unos restos de los que ya quedan pocos en el pueblo viejo–.

La asociación que vela por la protección del patrimonio aragonés recordó que Belchite ya ha perdido "la mayor parte" de sus ruinas. Además, subrayó que, por su complejidad, la consolidación de los restos que aún quedan en pie deberían llevarla a cabo "profesionales con suficiente experiencia en el campo de la restauración". Por eso reclamó a las instituciones –especialmente al Gobierno de Aragón y a la Diputación de Zaragoza– "que asignen urgentemente los fondos necesarios para llevar a cabo las actuaciones precisas" para conservar este conjunto histórico sin dañarlo "con la justificación de evitar riesgos".

El alcalde de Belchite reconoció que la alerta lanzada por Apudepa no es exagerada. "Es cierto que el convento de San Rafael y las iglesias de San Martín y San Agustín corren serio peligro de derrumbarse –admitió–. Si queremos evitarlo, no tenemos mucho tiempo, pero se trata de una actuación que supera por mucho las posibilidades del Ayuntamiento".Sin inversiones desde 2011

Hace cuatro años, el día que se inauguró la restauración del arco de San Roque y en vísperas de las elecciones de 2011, la DGA anunció una inversión de tres millones de euros para seguir consolidando las ruinas del pueblo viejo. Sin embargo el alcalde recuerda que esa fue la última actuación de importancia que se ha acometido. "Hemos ido haciendo mejoras puntuales, pero con eso no basta –reconoció Artigas–. Todas las instituciones tenemos que ponernos las pilas antes de que sea demasiado tarde".

El año pasado, 14.000 personas recorrieron las ruinas que dejó la Guerra Civil dentro de las visitas guiadas que organiza el Ayuntamiento. El alcalde espera que en 2015 se superen los 20.000 visitantes, pero recalca que, una vez descontados los gastos, esa gran afluencia de gente "apenas dejará unos 15.000 o 20.000 euros de beneficio". "El dinero se reinvierte en el pueblo viejo, pero con eso no tenemos ni para empezar", insistió Artigas.

Etiquetas