Aragón

Aragón pierde 226 agentes de la Policía y 222 de la Guardia Civil

Los sindicatos califican la convocatoria de plazas del Gobierno como "insuficiente y electoralista".

Aragón pierde 226 agentes de la Policía y 222 de la Guardia Civil
Aragón pierde 226 agentes de la Policía y 222 de la Guardia Civil

Las plantillas de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en Aragón han ido perdiendo efectivos en los últimos años. La política de recortes de personal y la baja tasa de reposición impuesta por el Gobierno central ha hecho que la Comunidad tenga hoy 226 y 222 agentes menos respectivamente.

En total, la Policía cuenta con 1.851 efectivos (la mayoría, 1.488, en la provincia de Zaragoza), mientras que la Benemérita supera los 3.000, según los datos ofrecidos en el Congreso a una pregunta de la diputada socialista Pilar Alegría.

“La crisis ha hecho que las políticas de reposición sean erróneas”, denuncia Juan José García, secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Aragón. Para tratar de paliar estas carencias, el Consejo de Ministros aprobó el mes pasado una abultada oferta de empleo público -si se compara con las de los últimos años- para 7.416 nuevas plazas y 3.834 de promoción interna.

De todas ellas, la Administración General del Estado contará con 2.868 nuevas plazas: en la administración de Justicia se convocarán 1.350 plazas; en la Agencia Tributaria, 230; los funcionarios de la Administración Local con habilitación de carácter nacional, 50; y en la Policía y en la Guardia Civil, 1.374 plazas y 820, respectivamente.

Este anuncio ha hecho que crezca el interés entre quienes ven una posibilidad de trabajo en estos cuerpos de seguridad y eso se ha notado en las academias de Zaragoza especializadas en preparar este tipo de pruebas.

Sin embargo, los sindicatos aseguran que se trata de una convocatoria “insuficiente” y con tintes “electoralistas”. García reconoce que “si llegan diez plazas para cada provincia, nos damos con un canto en los dientes”, y recuerda que los destinos rurales y, sobre todo los de Huesca y Teruel, son los menos demandados.

“Nunca han sido plazas atractivas porque son destinos de interior, donde normalmente se hacen más horas, se cobra menos y hay mucho más estrés laboral por el régimen de turnos”, denuncia. Mientras que Andalucía, el Levante y Madrid suelen tener más solicitudes que el resto.

Además, Europa ha obligado recientemente al Gobierno español a modificar la regulación de la jornada laboral de la Guardia Civil. Por ejemplo, habrá que dejar once horas de descanso entre turnos; dos días de descanso semanales y seguidos; y compensar a los agentes que trabajen seis nocturnos o tres festivos con un día de fiesta.

“O sea, que ahora, habrá todavía menos patrullas en las calles por la falta de efectivos”, concluye García.

Por su parte, Inmaculada Fuster, secretaria general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Aragón, reconoce que la convocatoria “no es suficiente”, aunque “1.300 plazas son bastantes comparadas con otros años”.

Además, “no solo hay que convocar nuevas plazas, luego hay que dotarlas adecuadamente”, como por ejemplo con chalecos antibalas, una de las carencias más evidentes en el Cuerpo. En Aragón solo uno de cada cinco agentes cuenta con este equipamiento.

En cuanto a las unidades a reforzar, Fuster explica que “Seguridad Ciudadana tendría que estar al 100% y no lo está”, así como las comisarías, donde “tienen una gran carga de trabajo porque ahora se denuncia más que antes” lo que satura a la Policía Judicial.

Etiquetas