Despliega el menú
Aragón

​La jota del cierzo

El 12 de octubre, el cierzo se levanta muy temprano y se engalana para visitar El Pilar. Desde el valle, río abajo, avanza raudo, emocionado por llegar pronto a Zaragoza; cuando lo hace, al llegar al Puente de Santiago saluda con alegría a todos los aragoneses que lo cruzan y les invita a bailar con él una jota en honor a la Pilarica. Pero nunca encuentra a nadie con quien ejecutar su ensayado baile. Al contrario, cuando notan su presencia, los aragoneses, como renegando de él, aprietan el paso y miran al suelo, concentrándose solamente en mantener la verticalidad. Y así, como siempre, alegre por estar allí pero a la vez triste por no poder bailar, el cierzo llega a la plaza del Pilar, se cuela hábilmente por entre los oferentes, asciende por el floreado manto de la Virgen y deposita un beso cálido en su hermoso rostro. Y luego, sin mirar atrás, continúa su camino mientras piensa si quizás el año que viene encontrará algún baturro con quien bailar su jota para ella.

Leer más relatos del concurso de relatos cortos de Heraldo 2015

Etiquetas