Despliega el menú
Aragón

En fin de semana, ¿dónde se debe acudir con un niño enfermo?

La atención se divide entre los Puntos de Atención Continuada, donde los examina un médico de familia, y los servicios de urgencias de los hospitales

Tos persistente, garganta enrojecida y unas décimas de fiebre... Cualquier pequeño malestar en un niño pequeño inquieta a los padres, pero más aún cuando se produce durante los fines de semana cuando el cien por cien de los recursos sanitarios no están disponibles. Entonces, entra la duda. ¿Dónde acudir con los menores y sobre todo, hacer un buen uso de todos los equipamientos?

Las posibilidades son más amplias cuando la urgencia se produce los sábados por la mañana. Todos los centros de salud están operativos y en muchos de ellos incluso hay pediatras de guardia. Pero a partir de las 15.00 y hasta el lunes, las opciones disminuyen. Los ambulatorios de las capitales cierran y solo se mantienen abiertos hasta las 20.00 los Puntos de Atención Continuada (PAC) (cuatro en Zaragoza capital, uno en Huesca y otro en Teruel).

Aunque en estos no hay pediatra y así se informa desde admisión en muchos casos, los médicos de Atención Continuada (médicos de familia, algunos con titulación en Puericultura) exploran siempre a los menores. Son estos facultativos, perfectamente capacitados para atender cualquier urgencia (sea de adultos o infantiles), los que determinan si la urgencia es menor o es necesario una atención más específica y que lo vea un pediatra.

Si se decanta por esta última opción, remite el caso a las urgencias de los hospitales (en Zaragoza, Infantil, Clínico o Royo Villanova; en Huesca, el San Jorge o en Teruel, el Obispo Polanco). Algunos facultativos ya plantearon a la administración hace algunos años que determinados centros de salud contaran con pediatra los fines de semana, como ocurre en otras comunidades vecinas. La administración se ha mostrado partidaria, pero el proyecto se ha paralizado al no poder cubrir las guardias con los profesionales disponibles.

Esto demuestra que las urgencias pediátricas están garantizadas, aunque todavía hay alguna asignatura pendiente. Tal y como pudo comprobar este periódico, por ejemplo, los trabajadores del hospital Nuestra Señora de Gracia (Provincial) de Zaragoza informan de que no atienden a menores de quince años. Remiten, de hecho, a otros recursos sanitarios de la ciudad.

En ese sentido, el director de Atención Primaria del sector II, Luis Lample, aseguró que la semana que viene mantendrá una reunión con el director del Provincial para solucionar esta carencia. "Aunque no haya Pediatría, los médicos de urgencias tienen que ver a los menores", apuntó.

La presidenta de la Asociación de Pediatría de Atención Primaria de Aragón (ArAPAP), Teresa Cenarro, reconoce que hay algunos recursos, como los Puntos de Atención Continuada (PAC), que carecen de pediatras, pero asegura que los médicos de familia están capacitados para solucionar la mayoría de los problemas que se dan en este ámbito.Urgencia pediátricas

Según esta profesional, el problema de las urgencias pediátricas se debe, en muchas ocasiones, al desconocimiento de la población sobre los recursos y, sobre todo, a la falta de educación sanitaria. "Un gran porcentaje de las consultas que se atienden no son tales urgencias. Es totalmente comprensible que un niño pequeño con fiebre acuda a urgencias, pero no porque les viene mejor el horario a los padres", explica.

Algunos profesionales de la capital turolense se muestran más críticos con la falta de pediatras durante los fines de semana y festivos. Estas fuentes consideran que es una "asignatura pendiente" y recuerdan que los facultativos de medicina general "llevan años" quejándose de esta situación pues, al no atender a niños habitualmente, encuentran más complejidad en la asistencia a los pequeños, sobre todo cuando se trata de bebés. Señalan que, en este sentido, están más preparados los médicos que trabajan en el medio rural, pues ven a niños todos los días al no contar nunca con pediatras.

Etiquetas