Despliega el menú
Aragón

“Colecciono las cartas de rechazo de las editoriales”

El francés, Romain Puértolas, de origen aragonés estuvo en Zaragoza presentando su primera novela, que ha sido todo un éxito.

Romain Puértolas, en el Instituto Francés de Zaragoza
Romain Puértolas, en el Instituto Francés de Zaragoza
Oliver Duch

‘El increíble viaje del Faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea’ es la séptima que escribe, pero la primera que le publican. ¿No le desmotivaba el rechazo?

No, de hecho coleccionaba las cartas de rechazo de las editoriales. Nunca escribí con la intención de publicar. Lo hago por placer, por lo mismo que leo un libro: para sentirme protagonista de otras aventuras, para que me pasen cosas sorprendentes... Yo mandaba mis manuscritos a las editoriales como alguien juega a la lotería, sin pensar que un día le va a tocar el Gordo.

Pero le tocó.

Ha sido un proceso largo. Desde que recibí la carta de aceptación de la novela hasta que se publicó pasó todo un año. Aún así, estoy contento con el resultado. Antes de que saliese en Francia ya se había vendido en 30 países. Yo creía que en mi país no iba a tener éxito, pero me equivoqué y ahora estamos preparando hasta una película. Tuve que dejar mi trabajo como inspector de policía para dedicarme por completo a lo de ser escritor, y coguionista de cine.

¿Cómo será la película?

Aún no hemos empezado a rodar, estamos todavía en fase de castin y buscando financiación. Confío en que empecemos el rodaje a principios del próximo año. Lo que puedo decir es que va a ser muy diferente a la novela, va a incluir sorpresas y giros inesperados.

¿Qué fue antes, el rebuscado título de la novela o la historia?

El título. Se me ocurrió un día, de repente, y lo apunté en mi móvil. A partir de ahí escribí la primera frase, la segunda... pero sin saber realmente adónde iba. Yo no escribo las historias, lo hace mi cerebro y yo solo soy las manos que plasman lo que está pensando. Es como si estuviese leyendo el libro de otra persona.

En la novela, utiliza el humor para tratar un tema complicado, el de la inmigración ilegal.

Me gusta utilizar el humor para hablar de las cosas trágicas de la vida, es como ofrecer un caramelo agridulce. Yo sé que la vida es gris, pero a mí me gusta verla en colores y de esta manera ya puedo enfrentarme a todo: el paro, la enfermedad, la muerte...

¿Que tiene preparado para el futuro?

De momento, este verano se publicará en España mi nueva obra ‘La niña que se tragó una nube tan grande como la Torre Eiffel’, con una historia muy diferente a la anterior. Y seguir publicando. Tengo la suerte de que escribo muy rápido y en cualquier sitio, tengo muchas novelas preparadas, así que esto ha sido solo el principio.

Etiquetas