Despliega el menú
Aragón

Utebo volverá a sacar a concurso las obras de ampliación de la zona deportiva

El Consejo Consultivo de Aragón da la razón al Ayuntamiento sobre la resolución del contrato con la adjudicataria

Los trabajos para reformar el pabellón de Las Fuentes, en la imagen, apenas llegaron a empezar.
Los trabajos para reformar el pabellón de Las Fuentes, en la imagen, apenas llegaron a empezar.
Heraldo

El Ayuntamiento de Utebo ultima el pliego de condiciones para volver a licitar el proyecto estrella de este mandato: las obras de ampliación de la zona deportiva. Estos trabajos quedaron paralizados el pasado agosto después de que la adjudicataria pidiera un 12% más de lo presupuestado. El Consejo Consultivo de Aragón acaba de emitir un informe favorable al Ayuntamiento sobre la resolución del contrato con la empresa encargada de las obras.

La ampliación de la zona deportiva salió a concurso por 3,48 millones de euros y un plazo de ejecución de 14 meses. La empresa Coalvi fue la adjudicataria por 2,4 millones –una baja de 1,08 millones que fue justificada con un informe técnico externo–. La propuesta salió adelante en un pleno de 2013 y el proyecto incluía hacer un acceso común al complejo, construir una plaza y un bulevar que lo integre, una zona de atletismo, ampliar la piscina de verano, la creación de dos frontones, una pista polideportiva y dos de pádel. También incluía la reforma del pabellón de Las Fuentes y un edificio de servicios, con oficinas y cafetería.

Los trabajos empezaron en la zona norte y se estableció que la reforma del pabellón no empezaría hasta el 1 de junio para no interferir en las actividades que se practican en esas instalaciones. A mediados de agosto, un informe de los técnicos ya advertía de que la reforma de este pabellón llevaba un retraso de 75 días y consideraba "el abandono" de los trabajos por parte de la contratista. El 25 de septiembre, confirmaron que las obras estaban totalmente paralizadas en todas las zonas de actuación.

La contratista solicitó un modificado por 353.337 euros más de lo presupuestado inicialmente, es decir, un 12,16% más. Según la legislación vigente de contratos del sector público, las modificaciones no pueden superar el 10%. Por eso, el Ayuntamiento solicitó la resolución del contrato tras un acuerdo plenario el pasado octubre. Ahora, volverán a sacarlo a concurso, pero antes deberán cerrar la fórmula de financiación después de que la DGA decidiera posponer las ayudas para las obras de la zona deportiva. Fue concedida en 2009 y supera los 1,8 millones de euros. El Consistorio ha interpuesto un recurso administrativo contra la decisión del Gobierno autonómico.

"Tanto en este procedimiento como en otros, se demuestra que defendemos el interés y el dinero público", dijo el alcalde, Miguel Dalmau. El socialista se mostró satisfecho con la resolución del Consejo Consultivo de Aragón, que es un informe preceptivo y que ha sido favorable al Ayuntamiento. "Es la segunda vez que nos da la razón", recordó. Entre las competencias del Consejo Consultivo de Aragón se halla la de ser consultado en la resolución de los contratos administrativos cuando se formule por parte del contratista.

La propuesta del Ayuntamiento para la resolución del contrato se centraba en cuatro cuestiones: el incumplimiento del plazo parcial para la ejecución de la zona deportiva norte, el abandono de la obra, la imposibilidad de ejecutarla en su totalidad dentro del plazo establecido y el incumplimiento por la empresa contratista de las obligaciones relativas a la subcontratación. En su informe, el Consejo Consultivo asegura que "la gran mayoría de los sucesos imprevistos que señala el contratista son, en realidad, cuestiones que forman parte de la prestación objeto del contrato, y así se preveían en el proyecto de las obras". Este órgano consideraba también que para la liquidación de las obras realizadas debía hacerse una nueva comprobación y medición de las mismas, algo que los técnicos del Ayuntamiento ya han hecho.

La liquidación de la obra

Según detalló Dalmau, se fueron pagando certificaciones de obra por valor de 362.957 euros. "Ahora se ha vuelto a medir porque, entre otras cosas, las unidades inacabadas hay que descontarlas de lo que se había pagado", añadió el alcalde. El resultado es de 23.616 euros a favor del Consistorio: la empresa deberá abonar esta cantidad, aunque podrá recurrir. Dalmau insistió en que el Ayuntamiento reclamará los daños y perjuicios causados por los retrasos, primero, y la paralización total de la obra, después.

Etiquetas