Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La huelga del bus se radicalizará el día 23 tras fracasar el preacuerdo con la empresa

Los trabajadores anuncian que los paros parciales se ampliarán y se llevarán a cabo de 10.00 a 13.00 y de 17.00 a 20.00. La empresa Tezasa abonó ayer la paga de enero.

Los paros parciales en el autobús urbano convocados por el retraso en el pago de los salarios se alargarán a partir del próximo día 23 tras fracasar el preacuerdo entre la empresa Tezasa y los trabajadores con la mediación de Inspección de Trabajo. La huelga, que debía suspenderse hoy de acuerdo al principio de acuerdo alcanzado la semana pasada, seguirá indefinidamente. A partir del próximo lunes, los servicios se suspenderán entre 10.00 y 13.00 y de 17.00 a 20.00, lo que alarga los paros una hora además de cambiar su horario respecto al aplicado desde que arrancó la movilización el pasado día 2.

Los trabajadores consideran que la empresa no ofrece garantías de ponerse al día en el pago de las nóminas. La compañía abonó ayer los salarios de enero para los 18 empleados del transporte urbano de viajeros de Teruel –17 conductores y un administrativo–, pero la plantilla teme que, de acuerdo al calendario de pagos propuesto por Tezasa, en mayo vuelvan a acumularse dos meses de demora en los pagos.

La compañía de transportes propuso la semana pasada pagar la nómina de enero antes del día 18 –un extremo que cumplió–, la de febrero el 7 de abril, la de marzo el 8 de mayo y la extra de marzo a finales de mayo. Un conductor explicó que, de acuerdo a la propuesta de Tezasa, en junio volverán a acumularse dos pagas atrasadas, y "no tendría sentido desconvocar los paros ahora para reanudarlos entonces".

El responsable comarcal de la Federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo de UGT, Antonio Saz, explicó que el próximo día 20 de marzo está prevista una reunión en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) para intentar un acuerdo, aunque los trabajadores "no ven ninguna posibilidad" de llegar a un pacto que ponga fin a las movilizaciones. Saz añadió que los apuros económicos de Tezasa le impiden ponerse al día en el pago de salarios. Señaló que las demoras en el ingreso de las nóminas afectan a toda la plantilla de la empresa en Teruel y Zaragoza, tanto en transporte urbano como interurbano, lo que supone en torno a un centenar de trabajadores afectados.

El previsible recurso contra la concesión del autobús urbano a La Veloz por parte de su única competidora, el Grupo Avanza, retrasará el relevo en la prestación del servicio y alargará las demoras en el cobro de salarios, según temen los trabajadores. La adjudicataria, que negocia la compra de la flota de Tezasa para asumir el bus urbano mientras llegan los nuevos vehículos, tendrá que subrogarse la plantilla actual.

A la vuelta de tuerca en los paros se sumará la convocatoria de movilizaciones de la calle, según anunció Antonio Saz. Entre las posibilidades barajadas, figuran concentraciones de trabajadores a las puertas del Ayuntamiento. Saz advirtió, no obstante, de que todo queda a expensas del resultado de la reunión prevista en el SAMA.

El concejal delegado de Transportes, José Navarro, abogó por el cumplimiento de los compromisos salariales por Tezasa para normalizar el servicio. "La semana pasada se alcanzó un acuerdo y debería cumplirse", sentenció Navarro, que recalcó que el Ayuntamiento está al día en el pago de las subvenciones del bus. En caso de que los trabajadores cambien los horarios y duración de los paros intermitentes, el Ayuntamiento tendrá que modificar también los servicios mínimos.Caída en picado de los usuarios

El Ayuntamiento da por sentado que el Grupo Avanza recurrirá la adjudicación de la gestión del bus a La Veloz por los próximos diez años. La actual concesión está caducada desde el pasado mes de julio. Tezasa ha alertado reiteradamente de la caída en picado del número de usuarios en los últimos años, pasando de un máximo de 1,2 millones de viajeros en 2007 a los 650.000 –la mitad– de 2014.

Etiquetas