Despliega el menú
Aragón

El euro se acerca a la paridad con el dólar acelerando el empuje de las exportaciones

La política del BCE de compra masiva de deuda deprecia la moneda común. Eso hace que los países de la eurozona noten menos la caída actual del precio del crudo.

Mario Draghi, el pasado miércoles en Francfort (Alemania) donde impartió una conferencia.
Mario Draghi, el pasado miércoles en Francfort (Alemania) donde impartió una conferencia.
arne dedert/EFE

El euro se acerca a la paridad con el dólar a mayor velocidad de lo esperado por analistas y mercados después de que el Banco Central Europeo (BCE) comenzara a comprar grandes cantidades de deuda soberana. La moneda única caía esta semana cuatro centavos de dólar o un 3,2%, hasta caer por debajo de 1,05 dólares, el nivel más bajo desde hace doce años. Si mantiene este ritmo de bajada podría alcanzar la paridad en abril.

Un euro débil ayuda a las empresas exportadoras a vender en América y en Asia, porque abarata los productos. Alemania exporta casi un 40% a sus vecinos de la zona del euro y el resto fuera del área. Que algunas empresas exportadoras alemanas se van a beneficiar de esta fuerte depreciación del euro se ha reflejado en las subidas que han registrado esta semana en bolsa. Las empresas que más se benefician son las que pagan facturas y salarios en euros pero facturan en dólares. Sin embargo, la factura del petróleo –que se paga en dólares– se encarece si el euro se debilita, por lo que la zona del euro no nota tanto la actual caída de los precios del crudo.

En Alemania, los precios de la gasolina han subido desde comienzos de año ocho céntimos, hasta 1,37 euros el litro, y del gasóleo en cuatro céntimos, hasta 1,21 euros, según cifras de la Asociación Comercial del Petróleo en Alemania. Añade que esta subida responde solo al tipo de cambio del euro frente al billete verde.

El euro se ha depreciado un 13,3% frente al dólar desde comienzos de año, lo que se traduce en una subida del precio del petróleo del 14%.

Mayor coste en importaciones

Otras empresas importadoras de materias primas también tendrán costes más elevados. La diferente dirección de la política monetaria en la zona del euro y en EE. UU. es la causa de la fuerte depreciación del euro y en el mercado muchos esperan que llegue de forma inminente a la paridad, algo que dependerá también de la rentabilidad del Bund (deuda alemana a 10 y 30 años). La rentabilidad del Bund a diez años se sitúa ahora por debajo del 0,20%, lo que hace al euro menos atractivo.

El BCE quiere comprar deuda pública y privada por valor de 60.000 millones de euros mensuales, hasta como mínimo finales de septiembre de 2016.

El BCE y los bancos centrales nacionales comenzaron el lunes la compra de grandes cantidades de bonos del sector público de la zona del euro, con la adquisición en los tres primeros días de títulos por valor de 9.800 millones de euros, con un vencimiento medio de nueve años. "Parece que el ritmo de compra ha sido constante en los tres primeros días (el primero compró bonos por valor de 3.200 millones de euros)" y los vencimientos diferentes, según el banco UniCredit.

Hasta ahora el BCE ha comprado deuda privada –bonos garantizados (cédulas) y bonos de titulización- por valor mensual de 13.000 millones de euros. Si se mantiene este ritmo, el volumen del programa de compras del sector público será de unos 47.000 millones de euros, prevé el BCE. Ayudar a la reactivación económica del área del euro y luchar contra la inflación son algunos de los objetivos de este programa de compras, que de momento está influyendo en que el euro y el dólar se acerquen a la paridad a mayor velocidad de lo que preveían los analistas consultados y los mercados en general.

Subida de los tipos de interés

La entidad monetaria ha incrementado más los estímulos monetarios en la zona del euro con este programa, mientras que la Fed se prepara para subir su tasa de interés rectora. Los sólidos datos macroeconómicos de EE. UU. dejan pocas dudas de que la Fed subirá las tasas de interés significativamente este año.

Los mercados prestarán atención a la reunión de la Fed esta semana, en la que dará señales sobre el momento en que subirá los tipos de interés. La rueda de prensa de la Fed no solo se centrará en el momento de la primera subida de la tasa de interés rectora, sino en el alcance de subidas posteriores.

Un dólar fuerte no ha evitado que la Fed subiera los tipos de interés en el pasado, consideran los analistas de Commerzbank Bernd Weidensteiner y Christoph Balz.

La depreciación del euro se ha acelerado por la espectacular caída de la rentabilidad de la deuda soberana europea después de que el BCE empezara a intervenir en el mercado. Expertos de Commerzbank prevén que el euro se moverá entre 1,0300 y 1,0900 dólares la próxima semana.

Etiquetas