Aragón
Suscríbete por 1€

El Estado ingresó en 2014 por el impuesto de matriculación 35,5 millones menos que en 2006

A pesar de que las ventas de vehículos se recuperaron en Aragón, no ha aumentado la recaudación.

Imagen de archivo de un concesionario zaragozano
El Estado ingresó en 2014 por el impuesto de matriculación 35,5 millones menos que en 2006
HA

El año pasado se matricularon en Aragón 18.027 automóviles. Un dato sensiblemente mejor al registrado en 2013 (se registraron 14.430 unidades) pero aún alejado de los registros previos a la crisis, años en los que se anotaban ventas que superaban las 30.000 matriculaciones al año. Entre los más damnificados por la caída de estas cifras se encuentran las arcas públicas. Estas han dejado de ingresar varias decenas de millones cada año durante los años de recesión.

En 2006 y 2007, cuando las matriculaciones superaron en Aragón la barrera de las 32.000 unidades por ejercicio, el Estado ingresó, respectivamente, 42,4 y 44,3 millones de euros en concepto de impuesto de matriculación. El año pasado lo recaudado por este impuesto rozó los 6,9 millones de euros.

El Gobierno actual intentó detener la sangría de ventas en el sector a través del Plan Pive, que se inició por primera vez en el año 2012 y ya lleva seis ediciones (la última aprobada en noviembre de 2014), porque se le ha ido dotando de fondos puntualmente.

Este plan de estímulo contó con financiación europea y hasta mediados del año pasado, según los datos facilitados por el Ejecutivo central a la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto). A través del Pive, casi 26.000 aragoneses han cambiado su coche desde 2012.

A finales de febrero se aprobó la séptima edición de este plan, dotada con 175 millones de euros, pero ya se piensa en la siguiente edición.

Las ventas se han animado y con ellas los ingresos del Estado: en 2013 fueron algo más de 6,5 millones y el año pasado se superaron los 6,8 millones. 

La mayor recaudación tiene que ver, además de con el aumento de las ventas, con el hecho de que los aragoneses tienen especial predilección por los motores diésel, los preferidos por los aragoneses pero también los más contaminantes y, desde el año 2008, los más gravados. 

Siete de cada diez automóviles matriculados el año pasado fueron motores diésel (12.849 vehículos de este tipo). Un gran porcentaje (12.080) tenían una cilindrada entre los 1.400 y los 2.000 cc y solo 389 vehículos igualaban o superaban los 2.500 cc.

Casi 1.000 coches comprados en el extranjero 

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero modificó la estructura de este impuesto en el año 2008. Hasta entonces, el importe de este tributo se fijaba de acuerdo a la cilindrada del coche pero a partir del 1 de enero de 2008 se estableció que se hiciera en función de las emisiones de dióxido de carbono. Los vehículos más respetuosos con el medio ambiente pueden llegar incluso a estar exentos.

La mayoría de las matriculaciones de 2014 fueron de vehículos nuevos adquiridos en España, pero hasta 924 aragoneses compraron el año pasado un coche en el extranjero y lo matricularon en España.

Por otro lado, el número de vehículos de segunda mano que fueron 'rematriculados' supuso un pequeño porcentaje el año pasado, pues solo se dio en 383 casos., lo cierto es que los ingresos a las arcas públicas no han registrado el mismo empuje.

Etiquetas