Despliega el menú
Aragón

El globo sonda lanzado desde Alcubierre aparece un mes después en Villafranca

El aparato llegó hasta la localidad zaragozana conducido por la crecida del río Ebro.

El globo sonda lanzado desde Alcubierre aparece un mes después en Villafranca
El globo sonda lanzado desde Alcubierre aparece un mes después en Villafranca

El pasado 7 de febrero, alumnos del Bachillerato de Ciencias y Tecnología del IES de Alcarrás (Lérida) lanzaron un globo sonda desde la localidad oscense de Alcubierre hacia la estratosfera, como parte de un proyecto científico que, entre otras cosas, tiene como objetivo medir la radioactividad de la capa atmosférica.

En los planes de los promotores entraba que, tras alcanzar unos 33 kilómetros de altura, el artefacto estallase y acabase por aterrizar horas después en el sur de Zaragoza. 

Sin embargo, los pronósticos fallaron y el globo, equipado con una cámara y un GPS, no cayó sobre la zona de impacto prevista, dando lugar a diversas hipótesis sobre su localización.

"En experimentos como este siempre hay imprevistos, como la influencia de la meteorología. El viento desvió la trayectoria del aparato y lo llevó hasta la orilla izquierda del Ebro en lugar de a Valmadrid", explica Francisco Barrachina, profesor del centro de enseñanza catalán, quien advierte que "el GPS no funcionó de forma correcta y no permitía ver dónde se encontraba el globo".

Finalmente, un mes después del lanzamiento, el aparato ha sido hallado en Villafranca de Ebro, localidad hasta la que "ha llegado como consecuencia de la crecida del Ebro de las últimas semanas".

"Inicialmente, el globo cayó en una zona próxima a Nuez de Ebro y desde allí fue transportado por el agua. Es una enorme casualidad que no se lo llevase hacia el mar", completa.

Concretamente, el globo sonda fue localizado en una propiedad de las afueras de la localidad zaragozana. "Nos llamó la mujer del alcalde de Villafranca de Ebro para decirnos que había dado con él y yo mismo fui a comprobar que, efectivamente, se trataba de nuestro globo", explica Barrachina, precisando que "el GPS y el termómetro que llevaba en el interior se estropearon al entrar en contacto con el agua, pero se han rescatado las imágenes tomadas desde lo alto".

De esta forma, Barrachina y su equipo, además de verificar el recorrido seguido por el dispositivo, han recuperado imágenes panorámicas de Zaragoza, Huesca, la Sierra de Guara, el Cantábrico, Andorra o Francia. 

"La verdad es que para los chavales implicados ha sido muy importante recuperar el globo, ya que estaban muy descontentos. Es una inyección de moral para futuros intentos", valora el profesor, quien adelanta que el próximo lanzamiento podría ser "aproximadamente dentro de un año".

En referencia a si Alcubierre será de nuevo el lugar de partida del globo, el catalán indica que "la localidad fue escogida porque está en una zona abierta y apta para el despegue y el aterrizaje, de forma que es muy probable que repitamos".

Por último, Barrachina subraya que "se están analizando los aspectos en los que hemos fallado para mejorar la sonda y que en el futuro sea un éxito".

Etiquetas