Aragón

Prisión para dos antifascistas detenidos tras el concierto neonazi organizado en Las Fuentes

El fiscal pidió cárcel para ocho de los once arrestados, pero el juez decretó libertad provisional para la mayoría

La Policía les imputó una tentativa de homicidio aunque el magistrado redujo los cargos a lesiones

Varios policías identifican a los jóvenes que ayer acudieron al juzgado de guardia para apoyar a los once detenidos.
Varios policías identifican a los jóvenes que ayer acudieron al juzgado de guardia para apoyar a los once detenidos. aránzazu navarro
aránzazu navarro

Dos de los once jóvenes antifascistas detenidos el pasado sábado tras los altercados originados al término de un concierto neonazi en Las Fuentes fueron enviados ayer a prisión como presuntos autores de delitos de daños, lesiones, atentado a la autoridad y desórdenes. A pesar de que la Policía Nacional les atribuía también un homicidio en grado de tentativa por las policontusiones que sufrió uno de los agentes durante la intervención policial, el juez no llegó a apreciar tan grave delito y rebajó los cargos a los mencionados anteriormente.

El juez comenzó a tomarles declaración alrededor de las 13.00 y no tomó una decisión hasta pasadas las 20.00. Aunque la Fiscalía pidió inicialmente prisión para ocho de los once arrestados, el magistrado en funciones de guardia, el titular del Juzgado de Instrucción número 9, decidió decretarla solo para dos de ellos. Durante los altercados fueron detenidos también dos menores de edad, que quedaron en libertad el pasado domingo tras declarar ante la propia Policía.

Los altercados se produjeron junto al edificio situado en el número 83 de la avenida del Compromiso de Caspe, un inmueble de nueva construcción cuya promotora no consiguió vender por la crisis y que en junio fue ocupado por personas de ideología fascista y neonazi. Algunas de ellas están afiliadas al Movimiento Social Republicano (MSR)y son estas las que, según la Policía, organizaron el concierto.

A pesar de que el mencionado evento no contaba con la correspondiente autorización de la administración competente, tanto la Policía como los responsables de la seguridad en la ciudad sabían que se iba a celebrar, puesto que se había difundido por las redes sociales y había sido denunciado por partidos como Izquierda Unidad o asambleas vecinales. De hecho, la Jefatura Superior de Aragón montó un dispositivo especial que, finalmente, no sirvió para evitar los disturbios callejeros.

Los abogados defensores de los detenidos, entre ellos Ramón Campos y Carlos Carrera, pidieron la libertad de sus clientes porque consideran que no están probados ninguno de los delitos que asegura la Policía que cometieron. Al contrario, consideran que se produjo una agresión previa de los neonazis que asistieron al concierto y que los agentes tuvieron una actitud pasiva mientras eran testigos de la misma.Piedras, palos y patatas con clavos

Respecto a los palos, patatas con clavos, piedras y trozos de adoquines que los agentes afirman que llevaban lo detenidos, los letrados mantienen que estos fueron recogidos en el lugar de los hechos y que fueron empleados por los neonazis para atacar al grupo que se concentró cerca del edificio ocupado para protestar por el concierto.

Ramón Campos planteó además que, después de que la propia Policía califique de ideología fascista y neonazi al MSR, alguien debería promover su ilegalización por contravenir la Ley de Partidos. En la misma línea, cuatro

días antes del concierto, el coordinador de Izquierda Unida Zaragoza, Raúl Ariza, exigió la ilegalización del concierto y alertó de la posibilidad de que Zaragoza vuelva a ser el epicentro de las "quedadas nazis" que luego dejan "un rastro de agresiones violentas" por parte de estos individuos. En la difusión de sus actividades, los convocantes ponen a disposición de los neonazis asistentes las propias instalaciones del edificio ocupado en la avenida del Compromiso de Caspe para que puedan alojarse a lo largo de los tres días programados, generando el consiguiente malestar a los vecinos de esta zona de Zaragoza.

Etiquetas