Aragón

Tráfico 'cazó' a 6.400 vehículos sin la ITV en regla el año pasado

El nuevo sistema de detección de matrículas no incrementa las sanciones. Los helicópteros con radar Pegasus impusieron 52 sanciones en la Comunidad.

Instalaciones de la ITV en el polígono Malpica de Zaragoza
J.M. Marco

La Dirección General de Tráfico sancionó el año pasado a cerca de 6.400 vehículos que circulaban por las carreteras aragonesas sin la ITV en regla. Un importante volumen de multas que pone de manifiesto el grado de incumplimiento de esta obligación al volante. De hecho, se estima que el 20% del parque automovilístico no ha pasado la pertinente inspección, algo más de 100.000 vehículos en la Comunidad.

Aún así, la cifra es inferior a la del año 2013, cuando Tráfico 'cazó' a más de 7.000 conductores por esta causa. Y eso que la DGT ha puesto en marcha un sistema de detección de matrículas mediante cámaras de radar que le permite cotejar al momento si un automóvil tiene en vigor la ITV. Es el denominado ITICI (Intercambio Telemático de la Inspección Técnica de Vehículos), que no ha llegado exento de polémica.

Fallos en el sistema han hecho que muchos conductores que sí tenían la inspección en regla hayan recibido multas, lo que vienen denunciando desde colectivos como Automovilistas Europeos Asociados. El radar de la A-23 (en el punto kilométrico 333,4) en la provincia de Huesca es uno de los que han emitido sanciones irregulares.

Al parecer, el problema radica en la falta de actualización de los registros de la DGT. Mario Arnaldo, presidente de AEA, ya mostró su malestar al respecto: “Este es un hecho grave y no solo porque se estén provocando molestias y pérdidas de tiempo a automovilistas cumplidores, sino porque la DGT tendrá que aclarar por qué no ha prestado el servicio por el que previamente ha cobrado una tasa", señaló en relación a los 3,80 euros que se desembolsan para registrar el resultado de la inspección.

En cualquier caso, la falta de la ITV sigue siendo una de las principales irregularidades al volante en Aragón, y una de las más peligrosas según los expertos. Hay que tener en cuenta que, pese a que los sucesivos planes PIVE han retirado de las carreteras 12.000 coches con más de diez años de antigüedad, todavía la mitad del parque automovilístico de la Comunidad supera esa edad.

Radares Pegasus

Por su parte, el radar en helicóptero de la DGT, más conocido como Pegasus, sancionó desde el aire el año pasado un total de 52 infracciones al volante en las carreteras aragonesas. Una cifra muy inferior a la registrada en otros territorios, donde este sistema de control ha actuado más habitualmente, como Madrid o Valencia.

En 2013, las multas registradas en la Comunidad por este potente radar aún fueron menores, al quedarse en 33 infracciones, lo que hace un total de 85 sanciones de las 3.200 que según Tráfico ha tramitado desde su puesta en marcha hace dos años en todo el país.

Desde entonces, las cinco aeronaves equipadas con este sistema han realizado 890 horas de vuelo hasta el pasado mes de diciembre y se ha controlado la velocidad de 17.800 vehículos. Los excesos de velocidad han supuesto la pérdida 2.680 puntos a los conductores denunciados desde el aire.

Los radares Pegasus constan de dos cámaras, una panorámica que facilita el seguimiento y captación de la velocidad y otra de detalle que tiene un objetivo que permite leer la matrícula del vehículo llegando incluso a poder detectar velocidades de hasta 360 km/h.

Etiquetas