Despliega el menú
Aragón

"He trabajado 12 años en España y nunca he hecho nada inmoral"

Javier Aguirre, actual seleccionador de Japón, es uno de los 42 implicados en el presunto amaño del Levante-Zaragoza

Aguirre en la Asociación de Fútbol de Japón en Tokio, escenario ayer de la rueda de prensa.
"He trabajado 12 años en España y nunca he hecho nada inmoral"
Yuya Shino/Reuters

El seleccionador de Japón, Javier Aguirre, dijo ayer que no tiene "ninguna mancha" en sus 39 años de carrera en el fútbol profesional, al ser preguntado sobre su presunta implicación en el amaño de un partido de la liga española. "Nunca ha hecho nada inmoral o poco profesional durante sus 12 años como entrenador en España", recalcó, negando así su responsabilidad en el presunto amaño del partido Levante-Zaragoza, equipo este último en el que se ejercía de técnico.

El preparador mexicano rechazó ayer en una rueda de prensa su responsabilidad en el caso que investiga la Fiscalía Anticorrupción española, en su primeras declaraciones públicas sobre el tema desde que se conoció que es uno de los 42 implicados en el presunto amaño del Levante-Zaragoza, disputado el 21 de mayo del 2011.

"Llevo 39 años en el fútbol profesional y en ellos no tengo ninguna mancha en mi carrera. Pueden estar seguros de eso", dijo Aguirre ante las preguntas de los medios nipones sobre el caso. "Nunca supe de nada que contraviniera los intereses de la ética y del profesionalismo. Nunca nadie me ha regalado nada ni quiero que lo hagan", afirmó.

Aguirre no quiso pronunciarse sobre los supuestos documentos que, según algunos medios españoles, probarían su implicación en el amaño, ni sobre otros detalles de la investigación. "Por recomendación de mis abogados, responderé directamente a las autoridades españolas", señaló el exentrenador del Real Zaragoza y de otros clubes españoles como el Osasuna, el Atlético de Madrid y el Espanyol.

El Vasco también aseguró que el proceso judicial "no tendrá absolutamente ninguna influencia" en su labor como seleccionador de Japón, ante la proximidad de la concentración de los "Samurai blue" para preparar la Copa de Asia. Si fuera llamado a declarar por el tribunal valenciano que lleva el caso, Aguirre acudiría "cuando no afecte a su trabajo", añadió.

Con la ayuda de un traductor, Aguirre insistió en su limpieza y en la del fútbol español, además de asegurar que la investigación no afectará a los preparativos de Japón para el torneo. La selección nipona se concentrará a partir del lunes en Chiba (este de Tokio), y partirá para el 2 de enero a Australia, donde se celebra la Copa de Asia entre el 9 y el 31 de enero. "Me gustaría pedir a nuestros seguidores que mantengan la calma durante esta investigación. Necesitamos su apoyo para llevarnos el título de la Copa de Asia. Me concentraré en la preparación del equipo", añadió Aguirre, de 56 años, y sustituto del italiano Alberto Zaccheroni como seleccionador japonés.

La querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción ante el tribunal decano de Valencia se formula inicialmente por un posible delito de fraude deportivo, para el que el Código Penal español prevé unas penas que van desde la inhabilitación profesional hasta entre uno y cuatro años de cárcel.

El fiscal en España alega que los jugadores del Levante recibieron un total de 965.000 euros para perder deliberadamente el partido (1-2) y certificar la salvación en Primera División del conjunto aragonés. "Voy a estar cooperando con las autoridades españoles y veremos el caso hasta el final", sentenció.

Etiquetas