Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El secretario de Sos declara que fue el exalcalde quien dijo cómo usar el sobrante de la subvención

El funcionario dice a la juez que toda la ayuda de la DPZ se destinó al fin previsto, ya que Jesús Ios ordenó hacer varios añadidos a la obra

El popular Juan Arboniés comparece también como imputado

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Ejea de los Caballeros ha tomado ya declaración como imputados al secretario municipal de Sos del Rey Católico, Julio Conde, y al expresidente de la mancomunidad Altas Cinco Villas, el popular Juan Arboniés, a los que se investiga por la supuesta ejecución irregular de una obra subvencionada con 470.000 euros por la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ). Y lo ha hecho para tratar de aclarar si, como denunció el exalcalde de Sos Jesús Iso (PP), parte de esta ayuda –unos 168.000 euros– no se destinó realmente a la renovación de las redes de agua del municipio sino a otros fines.

Aunque el exregidor informó de las supuestas irregularidades en el verano de 2013, no fue hasta este jueves cuando la juez llamó a declarar a los dos encartados. Y a pesar de que fue la Fiscalía la que recibió la denuncia y decidió enviarla al juzgado, ningún representante del ministerio público estuvo presente en los interrogatorios. La comparecencia más extensa fue la de Julio Conde, quien aseguró ante la instructora del caso que todo el dinero concedido por la DPZse destino al fin previsto. Concretó, eso sí, que al ejecutar los trabajos con la brigada de la mancomunidad se logró un ahorro importante. Dinero que, según el secretario municipal, se destinó a completar la obra base con una serie de añadidos.

Como fue el anterior regidor quien, antes de dejar el cargo, denunció el posible desvío de una parte importante de la subvención de la DPZ, Conde aprovechó su declaración para indicar que fue el propio Iso quien decidió destinar el sobrante de la ayuda para ejecutar más obras. Versión que se alinearía con el informe emitido en su día por el Área de Cooperación e Infraestructuras de Diputación de Zaragoza, en el que se indicaba que "los recursos económicos liberados por dicho ahorro se habrían empleado en actuaciones complementarias".

Los técnicos de la institución provincial concretaban que algunos de esos trabajos estaban "directamente relacionados con la obra" (como la instalación en las mismas calles de una red de gas) y que otros suponían "mejoras en las infraestructuras de emplazamientos próximos". Tras inspeccionar la obra en cuestión, los funcionarios indicaron también que parte del dinero sobrante se invirtió en "tareas no relacionadas directamente con la construcción". Aunque concluyeron que "en todos los casos", fue el Ayuntamiento de Sos el beneficiario.

Niegan que se amortizara deuda

La juez intenta aclarar si el sobrante de la subvención se destinó a amortizar parte la deuda que el Ayuntamiento de Sos tiene pendiente con la mancomunidad Altas Cinco Villas, posibilidad que negó tajantemente el expresidente de esta última, Juan Arboniés, también exvicepresidente de la DPZ y actual diputado provincial. Ante tal afirmación, la instructora quiso saber por qué los trabajos que la brigada ejecutó en Sos del Rey Católico se cobraron por adelantado. Juan Arboniés, al que asistió el letrado José Antonio Leciñena, explicó entonces que lo hizo para evitar que el municipio cincovillés siguiera acumulando más deuda. De hecho, el expresidente de la mancomunidad reveló que para entonces el Ayuntamiento de Sos ya debía más de 200.000 euros. Según Arboniés, como este último había recibido por adelantado el importe de la subvención de la DPZ, se acordó que esta se ingresara en la cuenta de la mancomunidad. De tal modo que a medida que se fueran ejecutando obras se iría descontando su importe.

En los mismo términos se manifestó el secretario de Sos, quien insistió en que no se utilizó el ahorro obtenido para pagar deudas anteriores. Y que, prueba de ello, es que la localidad todavía arrastra una importante deuda con la mancomunidad, que ha llegado a amenazar con denunciar el impago en los tribunales.

Julio Conde, al que asiste el abogado Enrique Trebolle, recordó también que la obra subvencionada se concluyó en octubre de 2012, pese a lo cual, la brigada de la mancomunidad siguió ejecutando trabajos hasta mayo de 2013. En este sentido, insistió en que Iso sabía que se había ahorrado un dinero y que siguió usando a los albañiles para compensar.

Etiquetas