Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La nueva ayuda para parados de larga duración colapsa los servicios del SEPE en Aragón

El sindicato CSI-F denuncia que desde que se puede pedir esta ayuda la demora de la cita previa ha pasado de “uno o dos días a una semana”.

La ministra Báñez en una imagen de archivo
La nueva ayuda para parados de larga duración colapsa los servicios del SEPE en Aragón
Efe

La última prestación para desempleados de larga duración aprobada por el Gobierno central el pasado diciembre ha provocado tal avalancha de peticiones que las oficinas del Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE) se han colapsado en todo el país, según denuncian los sindicatos. Si antes del 15 de enero, que fue el primer día que se pudo solicitar la ayuda, la demora en la atención de citas previas era de “uno o dos días” ahora ha pasado a ser de “una semana”, informan fuentes del sindicato CSI-F en Aragón.

“Cada día atendemos a unas 300 personas en cada oficina de empleo y unas 75 vienen a pedir información sobre esta nueva ayuda”, agregan las mismas fuentes. “El usuario viene enfadado por la demora, genera problemas y en parte es normal”, han valorado desde CSI-F. Este es uno de los sindicatos que ha firmado una carta enviada al Ministerio de Empleo y Seguridad informando de la situación que se vive en las oficinas del SEPE actualmente.

La situación en el SEPE ha llegado a "un punto insostenible" con una presión sobre los trabajadores del servicio que es "insoportable", se puede leer en el documento que también han respaldado los sindicatos CCOO, UGT, USO, ELA y CGI.

Los representantes de los trabajadores sostienen en la misiva que el 25% de la plantilla de este servicio adscrito a Empleo es temporal y de que las retribuciones que reciben por su trabajo en ningún caso se corresponden con la intensidad del trabajo que soportan. “No hay esquema de carrera profesional y los medios son inadecuados”, agregan los sindicatos firmantes a la par que solicitan un encuentro con Fátima Báñez para trasladarle en persona todas sus reivindicaciones.

Los sindicatos también muestran su malestar con el Gobierno porque no ha reforzado el sistema de atención en las oficinas y era previsible que se produjera una avalancha de peticiones ya que las ayudas de 426 euros del Programa de Activación para el Empleo, nombre oficial de esta ayuda, tienen como principales destinatarios a los parados que ya no perciben ningún tipo de prestación, unos 450.000 en toda España, según los cálculos del propio Ejecutivo, en torno a 26.000 aragoneses.

“Cuando se aprobó el Plan Prepara se establecieron horas extra de atención al público (las oficinas de empleo se abrían una tarde a la semana para absorber la demanda) y para resolver expedientes”, indican fuentes del CSI-F. “Hoy seguimos con la misma plantilla para resolver expedientes y sin horas extra”, lamentan.

Pocos solicitantes reúnen los requisitos

El Programa de Activación para el Empleo estará vigente hasta el 15 de abril de 2016. La duración máxima de la ayuda para cada desempleado será de seis meses y para resultar beneficiario tiene que reunir una serie de requisitos entre los que se encuentran estar inscrito como demandante de empleo en el Servicio Público de Empleo competente a fecha 1 de diciembre de 2014 o carecer del derecho a la protección contributiva o asistencial por desempleo, o a la renta activa de inserción.

Según señalan algunos trabajadores de los servicios del SEPE, la mayoría de las peticiones que reciben de desempleados aragoneses no cumplen los requisitos y la petición de la ayuda nunca llega a cursarse. “Un día recibimos casi 70 peticiones de información y solo siete personas reunían las condiciones para ser beneficiarios”, apuntan estos empleados, que afirman que si las plantillas de las oficinas del SEPE no se refuerzan elaborarán un calendario de movilizaciones para que su descontento quede patente.

Etiquetas