Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Una testigo también ratifica parte de los hechos denunciados

Una trabajadora de la mancomunidad admitió que en la obra se incluyeron
"trabajos no relacionados".

La declaración como testigo de la trabajadora de la mancomunidad que entregó la hoja de cálculo al exalcalde de Sos, Jesús Iso, ratificó parte de los hechos denunciados por este ante la Fiscalía. Esta mujer explicó que habitualmente las facturas por las obras que hacía la mancomunidad se emitían a mes vencido. Sin embargo, en el caso de la segunda fase de las redes de agua no se hizo así.

Según su declaración, el Ayuntamiento de Sos transfirió a la mancomunidad "por adelantado", antes de que se acabaran los trabajos, el dinero de esa actuación –321.445 euros en marzo de 2012 y 160.555 más, en varios ingresos hasta octubre–. Tras el primer ingreso, el secretario de la mancomunidad indicó a la testigo "que hiciera una factura por el importe total" (321.445 euros). Después, conforme fueron llegando partes de trabajo y pagos por materiales o maquinaria, la declarante los fue incluyendo dentro de lo ya facturado. Para llevar el control de todo, hizo hojas de cálculo como la que fue entregada a Iso. Siempre según la trabajadora, el mismo sistema se siguió con el resto de transferencias del Ayuntamiento a la mancomunidad: se hacía la factura y luego las obras continuaban cargando los costes a esas facturas emitidas por adelantado.

La testigo dijo que los "trabajos extra" reflejados en la hoja de cálculo aportada a la Fiscalía fueron encargados por Iso "aprovechando la presencia de la brigada". Además, admitió que eran "trabajos adicionales a los estrictamente contemplados en proyecto". Preguntada sobre quién ordenaba incluir esas actuaciones en las partidas ya facturadas al Ayuntamiento de Sos, la declarante señaló que "no recuerda que hubiera una orden en el sentido estricto" y que cuando se facturaba de esa forma se metían trabajos "que guardaban relación con las obras".

Cuando se le preguntó si el coste real de la obra fue inferior al que se facturó, la declarante dijo que no "porque se incluyeron trabajos no relacionados con la renovación (de las redes de agua) que se debían anteriormente (a la mancomunidad) o que se habían generado después". "El Ayuntamiento debía dinero a la mancomunidad por trabajos anteriores y el exceso de dinero que había en relación a lo que los trabajos costaron se utilizó para el pago de esos otros trabajos ajenos a la renovación y pendientes", añadió la testigo.

Sobre si la hoja de cálculo aportada a la Fiscalía –fechada a 16 de diciembre de 2012– era la definitiva y reflejaba el balance final, la trabajadora primero dijo que creía "que la que enseñó (a Iso) fue la última". Luego, cuando se le preguntó si el 16 de diciembre habían acabado los trabajos, dijo que no, que creía que hubo obra "hasta marzo de 2013" y que la hoja se cerró en mayo.

La testigo no fue preguntada por si la mano de obra se facturaba a un precio superior al que realmente se pagaba a los operarios de la cuadrilla de obras, cuestión a la que tampoco hace ninguna referencia el informe técnico solicitado a la DPZ.

Etiquetas