Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

España y Francia estiman que la reapertura del tren Pau-Canfranc cuesta 540 millones

La DGA y el Ministerio de Fomento firman otro convenio de siete millones y elaboran un proyecto para que la UE financie la línea.

Los gobiernos de España y Francia trabajan con un coste de la reapertura de la línea ferroviaria internacional de 539 millones de euros, sin incluir los 102 millones que aporta Aquitania del tramo francés Olorón-Bedous que puede abrirse a finales de este año tras concluir las obras que empezaron el pasado septiembre. Los datos se pusieron encima de la mesa en la reunión del cuatripartito celebrado en Zaragoza el pasado verano, pero ahora hace falta aportarlos en el proyecto que van a presentar a la Comisión Europea de Transporte.

Esa cantidad de la reapertura se desglosa entre 369 millones para el tramo francés entre Bedous y Canfranc y 167 para la parte española que se reparte entre los 109 para la vía férrea y 58 del túnel y la nueva estación ferroviaria en la localidad fronteriza.

La fecha tope para que los gobiernos presenten el proyecto es el próximo 26 de febrero. Aquitania y Aragón trabajan de la mano en el proyecto Bedous-Canfranc y en el túnel que comparten.

Hace una semana se reunió el consejero de Obras Públicas, Rafael Fernández de Alarcón, con el secretario de Estado de Infraestructuras, Transportes y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, para preparar el proyecto. Alarcón manifestó que hay "buena disposición y acogida" del Gobierno para que se incluya la reapertura entre las líneas que presenten a la UE. Además, puede incluir otras líneas férreas como la de Teruel-Valencia, así como los estudios para la Travesía Central del Pirineo (TCP).

El Ministerio de Fomento tiene que decidir los proyectos ferroviarios que llevará España a la Comisión Europea de Transportes, que repartirá 10.000 millones de euros de todo su presupuesto, que asciende a un total de 30.000 millones. Al tratarse de la red de transporte terrestre para un período de seis años (2014-2020) se pedirá la financiación global que se pueda pagar de forma plurianual.

Después del cuatripartito, el consejero de Obras Públicas considera que la siguiente reunión debería ser una bilateral entre los dos gobiernos de España y Francia para confirmar el calendario que fijaron Aragón y Aquitania para reabrir la línea en 2020.

"La reapertura supone recuperar la historia del ferrocarril y la importancia que tuvo la línea, la posibilidad de transportar 1,5 millones de mercancías y reactivar la relación de viajeros con las estaciones de esquí y entre Pau y Zaragoza", declaró Fernández de Alarcón.

En el cuatripartito predominó la necesidad de utilizar la línea para las mercancías, pero se barajó también abrir cuatro servicios diarios entre las capitales del Bearn y de Aragón. Solo en la Universidad de San Jorge hay unos 200 jóvenes estudiando en el grado de Fisioterapia.

De momento, los dos presidentes de las regiones, Luisa Fernanda Rudi y Alain Rousset, van a pasar por un proceso electoral. En Aragón se celebran las elecciones autonómicas el 25 de mayo y Rousset pasa por unas primarias socialistas francesas para llegar a los comicios a finales de este año. "El punto clave para la reapertura será la financiación de la UE y la aprobación de la utilidad pública del tramo Bedous-Canfranc en 2016", agregó el consejero.

La Comisión Europea establece tres tipos de financiación para los proyectos ferroviarios: las ayudas, la inversión funcional y fondos para toda la línea. El portavoz de la Coordinadora por la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco), Diego Colás, recuerda que el año pasado se sufrió un "varapalo" con la propuesta de la DGA "por no ser lo suficiente madura y adolecer de importantes aspectos técnicos y financieros". "Al estar coordinando los ejecutivos de Aquitania y Aragón, confiamos en la propuesta para obtener fondos de la UEpara la reapertura tenga éxito", señaló.

El consejero Fernández de Alarcón explicó que la DGA y el Ministerio de Fomento van a firmar otro convenio este año para mejorar la línea ferroviaria por un valor de siete millones de euros. El plan dispuesto por las dos administraciones es para ejecutar las obras en los años 2015, 2016 y 2017.

De momento, el primer convenio firmado por 3,5 millones para el tramo de Alerre-Plasencia del Monte todavía no han empezado las obras en la zona española. Sin embargo, Francia empezó el tramo Olorón-Bedous el pasado mes de septiembre.

Rebaja de costes en mercancías

Por otro lado, Luis Encabo, gerente de Silos de Canfranc, fue invitado en diciembre por la asociación ALIA (Asociación Logística Innovadora de Aragón) par dar una charla sobre el tráfico de mercancías en tren, desde Canfranc a Cataluña.

Los empresarios aragoneses que fletaron un tren a Alemania desde Aragón destacan la rebaja de costes que supone el cambio del camión a los trenes. Desde las pasadas Navidades Silos de Canfranc empezó a llevar el maíz francés en una compañía privada, Continental Rail, en lugar de Renfe, que subía el precio.

El consejero de Obras Públicas, Rafael Fernández de Alarcón, sostiene que los empresarios españoles y franceses utilizarán la línea para llegar a las 1,5 millones de toneladas. El portavoz de Crefco, David Colás, apuntó que por la línea deben circular trenes de mercancías con la carga porque así "será rentable".

Etiquetas