Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Cuidado con las quemaduras

El 60% de las quemaduras atendidas en los hospitales, se producen en casa, aunque, afortunadamente, la mayoría de ellas son leves.

Cuidado con las quemaduras
Cuidado con las quemaduras

Una quemadura es una lesión en los tejidos de nuestro cuerpo, causada por contacto térmico, sustancias químicas, electricidad, rayos solares o radiaciones. El 60% de las quemaduras atendidas en los hospitales, se producen en casa, aunque, afortunadamente, la mayoría de ellas son leves. Podemos clasificar las quemaduras, según su extensión y profundidad, en primero, segundo y tercer grado.

Las de primer grado afectan a la capa exterior de la piel –epidermis– y producen dolor, enrojecimiento y una ligera inflamación; las de segundo grado, afectan a la dermis –debajo de la epidermis– y producen dolor, enrojecimiento, inflamación y ampollas; y las de tercer grado, afectan a la hipodermis –la capa inferior–, produciendo una piel de coloración blanquecina, oscura o carbonizada, que puede estar entumecida.

¿qué debemos hacer?

• Conservar la calma.

• Tranquilizar al herido.

• Abre el grifo y pon agua fría sobre la quemadura, lo más rápidamente posible.

• Mantén la quemadura con agua fría al menos entre 5 y 15 minutos, dependiendo de la gravedad de la misma. El agua fría baja la temperatura de la zona afectada, calma el dolor y limpia la zona de sustancias que hayan podido producir la misma.

• Seguramente, en este tipo de quemaduras leves o de primer grado no será necesario tratarla debido a la acción del agua, pero, si así fuese, pon una pomada adecuada y tápala.

• Las quemaduras más graves, de segundo y tercer grado –eléctricas, químicas…–, deben ser tratadas en los centros de salud o en hospitales, pero, sobre todo, después de haberlas enfriado adecuadamente.

• Si es posible, retira los elementos metálicos –anillos, pulseras, relojes…–, ya que estos mantienen el calor.

• Quita la ropa siempre que esta no esté pegada a la piel. En este caso, moja igualmente la zona afectada y pon paños húmedos para el traslado al hospital.

• Si las quemaduras afectan varias partes del cuerpo o son de mucha extensión, llama a los servicios de emergencia y coloca paños de agua fría.

¿qué no debemos hacer?

• Ponernos nerviosos.

• Bajo ningún concepto pongas remedios caseros sobre la zona afectada –pasta de dientes, aceite, patata, tomate...–. Pueden causar infecciones.

• No apliques pomadas sin haber enfriado la zona y asegúrate de que usas la adecuada.

• No pinches las ampollas si no es necesario; debe hacerse siempre con agujas estériles.

• No apliques hielo en la quemadura.

• No pongas agua en caso de que las quemaduras sean muy extensas, ya que podrías bajar en exceso la temperatura corporal. Enfríalas, mejor, con paños húmedos.

• No corras si se prende tu ropa. Tírate al suelo y rueda.

Y no olvides que este tratamiento sencillo y efectivo de primeros auxilios, que te hemos explicado hoy esta sección, es una manera fácil de aliviar el dolor de una quemadura y de prevenir mayor daño a consecuencia de la misma.

Etiquetas