Aragón
Suscríbete

Rescatan sanos y salvos a los dos montañeros enriscados en plena noche en los mallos de Riglos

?La senderista que cayó por un terraplén de 40 metros en Respomuso fue evacuada en una uvi al hospital San Jorge, donde permanece ingresada.

Los agentes portean a hombros a la herida hasta la uvi móvil
Rescatan sanos y salvos a los dos montañeros enriscados en plena noche en los mallos de Riglos
G. C.

Los dos escaladores enriscados en los mallos de Riglos el domingo fueron rescatados sanos y salvos en plena madrugada, mientras que la senderista que cayó por un cortado cuando descendía del refugio de Respomuso, en Sallent, tuvo que ser evacuada en una uvi móvil al hospital San Jorge de Huesca, donde ayer permanecía ingresada en la unidad de Traumatología. Este fue el resultado de los dos avisos de montaña que se recibieron a última hora de la tarde del domingo, cuando la noche sorprendió a ambos grupos en plena actividad.

Fuentes de la Guardia Civil relataron que a las 19.40, una llamada les avisaba de que dos escaladores se habían quedado enriscados en Riglos. Los agentes, debido a la falta de luz que impedía volar ya al helicóptero, fueron a pie e iniciaron en plena noche el ascenso. Desde la cima observaron el frontal de uno de ellos, lugar que alcanzaron sobre las 22.00. Ambos estaban ilesos pero, debido a un contratiempo, la noche se les había echado encima y como desconocían la ruta, a lo que se sumaba el inconveniente de que solo portaba luz uno de ellos, pidieron socorro.

Prestando especial atención en los primeros metros ya que se trataba de una zona vertical con piedra suelta, los agentes ayudaron a descender a los escaladores –una joven de 31 años y un hombre de 36, ambos de Lérida– y los llevaron hasta su vehículo.

Mientras los agentes de montaña de Huesca realizaban este auxilio, los de Panticosa y Jaca tuvieron que socorrer a otra mujer que, cuando descendía del refugio de Respomuso hacia Sallent, tropezó, rodó por un terraplén de 20 metros y cayó por un cortado de otros tantos hasta un arroyo. Sus cuatro compañeros alertaron del accidente a las 20.15, así como de que no tenían contacto visual con ella.

Cuando los guardias y el médico llegaron al lugar, descendieron hasta la herida, que sufría múltiples traumatismos y una hipotermia grave. Tuvieron que colocar un sistema de cuerdas y poleas para ascender a la mujer, de 58 años y vecina de San Sebastián, hasta el camino. Y una vez allí montaron un ‘punto caliente’ –dándole bebidas y dejándole la ropa– para que entrara en calor. Posteriormente, fue evacuada en una camilla, que portaron a hombros durante más de una hora los agentes hasta el embalse de la Sarra, adonde llegaron a las 2.45. Allí esperaba una uvi móvil que la trasladó al hospital San Jorge. Sanidad informó ayer de que está estable e ingresada en la unidad de Traumatología.

Etiquetas