Aragón

En Aragón hay más de 700 kilómetros de carretera con riesgo alto de accidente

Huesca acumula 5 de los 30 tramos de carretera más peligrosos del país, según el informe anual del EuroRAP.

En Aragón hay más de 700 kilómetros de carretera con riesgo alto de accidente
EuroRAP

El año no ha arrancado nada bien en Aragón en lo que a seguridad vial se refiere. En los siete primeros días de 2015, cuatro accidentes de tráfico ocurridos en la Comunidad se han cobrado la vida de cinco personas. El último ocurrió este miércoles en Valmadrid, cuando un camión golpeó a Tomás Agustín Sancho, presidente del Club Ciclista Ebro, que se encontraba entrenando con su bicicleta. 

El más grave de estos siniestros tuvo lugar en la madrugada del sábado 3 de enero, cuando un choque frontal entre dos turismos en el tramo sin desdoblar de la N-232 a la altura de Fuentes de Ebro se saldó con dos muertos.  

El lunes 5 de enero fallecieron dos personas en otros tantos accidentes. Ambos tuvieron lugar en la provincia de Huesca, uno en la carretera A-1213, en el término municipal de Albero Bajo, y el otro en Alcampell, en la N-230

A finales de 2014 el EuroRAP -programa europeo de valoración de carreteras- hizo público un estudio en el que señala que Aragón, Cataluña, Castilla-León y Galicia son las regiones con mayor proporción de tramos negros en su Red de Carreteras del Estado. En concreto, el 6,1% de los kilómetros de las vías aragonesas presentan un riesgo “muy elevado” de accidente, algo más de 700 kilómetros. La media nacional se queda en un 5,2%.

En el informe, que incide en la necesidad de mejorar las infraestructuras y la prevención al volante para reducir el número de accidentes, aparecen bajo la calificación de 'riesgo elevado' dos tramos de las carreteras N-232 y N-240, aunque no coinciden con los puntos kilométricos que han registrado accidentes mortales en estos primeros días de 2015.

Por provincias, las diferencias se agudizan y algunas como Gerona o Guadalajara rozan el 20%. Una clasificación en la que también destaca la presencia de Huesca, la quinta más conflictiva, con el 12,4% de sus kilómetros de carreteras clasificados como de alto riesgo. De hecho, cinco de los treinta tramos negros más peligrosos del país transcurren por algún punto de la provincia oscense. En especial, varios puntos de la N-330 y de la N-230.

Según explica el EuroRAP, “en los últimos 3 años, el número de kilómetros con riesgo elevado o muy elevado de accidentalidad ha descendido del 18,4% al 16% en la Red de Carreteras del Estado”, y destacan que “el riesgo de tener un accidente en una carretera convencional es cuatro veces mayor que en una vía de alta capacidad” (autopistas y autovías).

De hecho, desde 2010 se ha reducido considerablemente el riesgo de accidente, un 40% en autopistas, y un 37% en carreteras convencionales. Sin embargo, todavía existe un gran margen de mejora

Recomendaciones

Por ello los responsables del EuroRAP -en el que han colaborado entre otros el RACE y el RACC-, sugieren introducir nuevas políticas de mantenimiento de carreteras. “A medida que disminuyen los accidentes mortales y con ellos los puntos negros, debe pasarse de una política de mantenimiento reactiva (arreglar puntos negros) a una política proactiva (dirigir el gasto a eliminar riesgos potenciales en la carretera)”.

Además, piden poner el énfasis en políticas de seguridad vial “para la 3ª edad”. El 29% de las muertes de tráfico corresponden a mayores de 65 años. “Este nuevo paradigma va a acentuarse en el futuro y necesita de políticas concretas que lo aborden (frecuencia, requerimientos, medicaciones, etc)”, recuerdan.

Por último, fomentar un mayor uso de las tecnologías de seguridad (e-safety). Tecnologías con un gran potencial de salvar vidas como el sistema autónomo de frenado de emergencia (AEB) “deben beneficiarse de ayudas a la compra como las tienen los vehículos más ecológicos (Plan PIVE)”.

Etiquetas