Aragón

Casas de lujo, fincas y hoteles aragoneses buscan comprador en los mercados chino y ruso

Buscan buenas inversiones y lograr el permiso de residencia. La mayoría pagan al contado.

Casas de lujo, fincas y hoteles aragoneses buscan comprador en los mercados chino y ruso
Venderachinos.es

La concesión del permiso de residencia a todos los extracomunitarios que inviertan al menos 500.000 euros en viviendas y terrenos de todo el territorio nacional ha dado paso a un mercado inmobiliario con tres vértices: uno que recibe las inversiones, España, y otros dos, China y Rusia, desde los que emerge el capital. Para acogerse a dicha normativa, la inversión en los inmuebles -ya sean residencial o de otro tipo- debe proceder de fuera de España. Además, no se permite pedir un crédito a una entidad financiera española. Se estima que más de 2.000 extranjeros han adquirido una o más propiedades en todo el Estado.

Desde la puesta en marcha de la medida, un puñado de inmobiliarias y portales digitales se lanzaron a la caza de las jugosas comisiones de las compraventas. Al este se encontraron con una notable demanda. "Nuestro grupo tiene desde hace años oficinas en varios puntos de China, y cuando se anunció la medida nos vimos desbordados. Si se llega a cumplir el rumor inicial, que hablaba de que con sólo 160.000 euros se podría obtener la nacionalidad, nos hubieran invadido literalmente", apuntan desde la inmobiliaria España-China.

La Comunidad aragonesa no es ajena a esta tendencia y ya se han cerrado varias operaciones importantes en las tres provincias. Una de las últimas, un hotel rural en Tamarite de Litera, cuya transacción se cerró en unos 700.000 euros.

La próxima, unas bodegas en la comarca Campo de Cariñena (desde la empresa intermediaria no facilitan la localización exacta por motivos de confidencialidad), por las que se abonarán más de 2.000.000 de euros. El comprador es un acaudalado ciudadano de nacionalidad china.

La característica de los compradores que más gusta a quienes tratan de deshacerse de activos inmobiliarios es que pagan al contado. "No se lo piensan mucho. Estudian la inversión y si le ven interés se lanzan a por ella", señala Araceli Morales, responsable del portal especializado venderachinos.es. Desde la empresa se encargan de hacer llegar las viviendas de lujo, hoteles y fincas a los compradores potenciales insertando publicidad en la prensa del gigante asiático. Muchos inmuebles, especialmente los localizados en zonas rurales, solo se ofrecen en el extranjero "para evitar que se enteren los vecinos".

El perfil del comprador varía en función de la transacción. "Los hay que buscan claramente el negocio y apuntan a negocios como hoteles o centros de estética. Los chinos basan su vida en el trabajo y en el progreso y si encuentran un negocio rentable lo compran. Otro tipo de chino, más desconocido entre el público general, es el que viene aquí para asentarse en el país porque realmente le gusta vivir en él y le interesa nuestra cultura y que sus hijos tengan la mejor educación. Es gente con muchísimo dinero", abunda Morales.

Aunque en menor medida, el rublo también está llegando a Aragón. Las sociedades de intermediación ofrecen en el mercado ruso grandes extensiones de terreno -destacan una masía en la localidad turolense de Muniesa valorada en más de tres millones y un coto de caza en Mequinenza con un precio que supera los 23.000.000 de euros- y chalets de lujo.

Hoteles rurales

Otro sector que busca dar salida a activos inmobiliarios es el de la hostelería. Llama la atención el albergue internacional de Teruel, que está siendo sondeado en el mercado ruso, o un hostal restaurante en Monreal del Campo (por el que se piden 1.800.000 euros). Sariñena (con un hostal a la venta por un millón) y Graus (donde se encuentra un hotel valorado en casi tres millones) son otros puntos de la geografía aragonesa en los que se piden montantes millonarios.

El segundo traspaso más elevados se pide en una inmobiliaria china. En ella está puesto a la venta, por 4.500.000 de euros, el edificio de 12.900 metros cuadrados de una conocida casa de muebles ubicada en la carretera de Madrid.

La mismos empresa oferta también supermercados, peluquería y todo tipo de negocios, incluso la discoteca 'La Diosa', ubicada en Cesáreo Alierta, en Zaragoza. Por su traspaso se piden 300.000 euros.

Etiquetas