Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La Policía francesa cree que los jóvenes desaparecidos no pasaron la frontera

La Guardia Civil cree que esta la información puede ser inexacta porque el repetidor de Canfranc puede recoger llamadas desde Francia.

Julien Pérez-Piguet y Sarah Mazerolles, los estudiantes desaparecidos
La Policía francesa cree que los jóvenes desaparecidos no pasaron la frontera
HA

Los investigadores de la gendarmería creen que los dos jóvenes universitarios franceses desaparecidos en el Pirineo no llegaron a atravesar la frontera cuando salieron de Zaragoza en dirección a sus domicilios familiares.

Así lo asegura en el rotativo 'La Republique des Pyrénées' el procurador de la República en Pau, Jean Christophe Muller, tras mantener una reunión con los padres de ambos jóvenes para informarles de los resultados de las investigaciones llevadas a cabo a uno y otro lado de la frontera.

Muller asegura que los investigadores han rastreado tanto los teléfonos móviles de los dos jóvenes como sus cuentas bancarias, sin obtener resultado alguno.

Añade que el rastro de la joven Sarah Mazerolles, de 21 años, que viajaba junto a Julien Pérez-Piguet, de 22, en el momento de la desaparición de ambos, se pierde sobre las 20.30 horas del pasado viernes en Canfranc, desde donde realizó su última marcación telefónica.

Muller afirma que los investigadores franceses sostienen como principal hipótesis que los jóvenes, que cursan estudios de fisioterapia en Zaragoza, no llegaron a pasar la frontera y que quedaron en la vertiente española del Pirineo.Matización de la Guardia Civil

Una hipótesis que la Guardia Civil matiza ya que en opinión de los investigadores españoles el repetidor telefónico de Canfranc pudo recoger una llamada hecha desde la parte francesa.

Respecto a las causas de la desaparición, el procurador señala que un posible accidente de tráfico no puede ser considerada como una hipótesis principal de trabajo ya que no existen rastros de que se llegara a producir, como es habitual.

Señala, además, que el joven Julien conducía un vehículo en buen estado de mantenimiento, pero entre unas condiciones climatológicas adversas.

En relación a una posible desaparición voluntaria, apunta a que de la información recibida de los padres ambos jóvenes llevan una forma de vida regular y acostumbran a telefonear a sus padres, por lo que, añade, "no hay nada en su forma de vida que sea de naturaleza que haga sospechar o plantear hipótesis" en este sentido.

Añade, por otra parte, que no existen elementos para pensar en la posible intervención de terceras personas en la desaparición de ambos jóvenes, y se muestra confiado en que la petición de colaboración lanzada permita arrojar luz sobre el caso.

A las labores de búsqueda en la parte española se ha sumado un equipo de buceadores del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) de las Guardia Civil a fin de rastrear los embalses localizados en el valle de Tena.

Etiquetas