Aragón
Suscríbete

La AJE asesora a sus asociados sobre cómo gestionar las dificultades legales y jurídicas

Ese jueves se ha convocado un desayuno-taller en la capital aragonesa.

La Asociación de Jóvenes Empresarios de Aragón (AJE), a través de su Comité Jurídico-Legal, ha organizado este jueves un desayuno-taller en la capital aragonesa para asesorar a sus asociados sobre cómo gestionar las dificultades legales y jurídicas que puedan surgir en sus empresas.

Los profesionales del despacho Mainar & Solana-Plaza Abogados (MSP Abogados), patrocinador del Comité, han sido quienes se han encargado de responder a las preguntas de los asistentes.

El abogado Luis Solana ha afirmado que, como Comité de AJE, lo que pretende el despacho es "desarrollar actividades que fomenten una mayor seguridad jurídica entre los jóvenes empresarios". "Hoy en día, teniendo en cuenta la crisis en la que se vive, es muy importante proteger a las empresas", ha añadido.

Solana ha reconocido que, en ocasiones, organizar este tipo de talleres puede ser complicado dado que "los temas relacionados con la abogacía pueden producir rechazo, puesto que la gente los equipara con una mala situación o un problema", pero que aun así "se debe abogar por una abogacía preventiva". "Una buena empresa debe tener a su lado un buen abogado", ha concluido.

El objetivo de la jornada ha sido profundizar sobre la importancia de este área en los negocios a través de dos casos reales, ambos asesorados por el despacho MSP Abogados: una demanda por publicidad engañosa y el Ecce Homo de Borja y su registro como marca.Registrar el Ecce Homo

"El tema del Ecce Homo se expandió rápidamente por todo el mundo y hubo mucho ruido alrededor, nuestra bodega está a escasos 6 kilómetros y tomamos la iniciativa de registrar la marca", ha explicado la enóloga de Bodegas Ruberte, Susana Ruberte.

Tras hacer todos los trámites necesarios, descubrieron que otra empresa se había adelantado y, aunque por solo cuatro horas de diferencia, ya había hecho ese registro de la marca. Finalmente, y "tras darle muchas vueltas", decidieron registrar su propia marca (Ruberte) pero con una etiqueta con la imagen del Ecce Homo diseñada por ellos mismos.

Actualmente existen ambos vinos en el mercado, aunque la enóloga ha asegurado que el caldo de Ruberte vio la luz primero "ya que al ser una empresa más pequeña se hizo con más agilidad".

Durante el taller, además de escuchar las experiencias de los invitados, se ha buscado la participación de los asistentes, pidiéndoles que expusieran las dificultades jurídico-legales con las que se encuentran en sus empresas.

Etiquetas