Aragón
Suscríbete por 1€

Heraldo del Campo

La patata de Chía se lanza a la comercialización

Este año esperan poner a la venta 30.000 kilos de este apreciado tubérculo del valle de Benasque.

Las labores de cultivo de la patata de Chía se realizan utilizando métodos tradicionales
La patata de Chía se lanza a la comercialización
Ángel Gayúbar

El Centro de Ocupación Socio-Laboral de El Remós se ha comprometido a gestionar la comercialización de la patata de Chía, un tubérculo cuya calidad es legendaria en la Alta Ribagorza y del cual se pretende ahora relanzar su producción.

Para ello se han venido desarrollando en los últimos meses diferentes iniciativas, que culminaron con la creación de una Asociación de Productores. En ella se integraron varios vecinos y agricultores de la localidad y el propio Centro El Remós, con el ánimo de producir y comercializar esta variedad de patata ya que entienden que tiene un gran potencial. Desde entonces se ha creado un reglamento de uso y se han iniciado las primeras labores para la preparación del terreno y su plantación. En total la Asociación espera vender este año alrededor de 30.000 kilos, una cantidad que esperan aumentar la próxima campaña.

El gran reto este 2014 es la distribución del producto a un gran número de consumidores y hacerla extensiva a localidades de fuera de la comarca de la Ribagorza. Para ello, desde El Remós están contactando con tiendas, comercios y entidades de restauración de la provincia de Huesca, Zaragoza y Lérida. La patata se podrá adquirir tanto en bolsas como a granel en los propios establecimientos. Dentro de este proyecto de comercialización se han diseñado paquetes de 3 kilos y sacos de 25, que tienen en cuenta las condiciones de conservación requeridas para que mantenga mejor su calidad.

Desarrollo local

Para El Remós, centro que atiende en el valle de Benasque a personas con discapacidad y punto de referencia de este colectivo en la comarca de la Ribagorza, la posibilidad de gestionar la comercialización del producto supone una gran oportunidad para participar en el desarrollo local, además de potenciar la integración sociolaboral de las personas con discapacidad. "La recuperación comercial de la patata de Chía supone fomentar el consumo responsable y la comida sana e incide en la recuperación de un producto hortícola autóctono y tradicional con criterios ecológicos y de tracción animal", sostiene Héctor Rodríguez, director del centro El Remós.

A los pies de la sierra

La patata de Chía se siembra a los pies de la sierra que lleva su nombre, en el valle de Benasque, a una altitud de 1.200 metros. Para su cultivo se ha procurado recuperar las técnicas tradicionales, utilizando tracción animal para realizar la mayoría de las labores. La plantación se lleva a cabo en primavera, sobre el mes de mayo, y las patatas se recolectan en septiembre después de que durante el verano el calor y las lluvias hayan favorecido su crecimiento.

Según los promotores de este proyecto, la patata de Chía es "única en sabor y textura" debido a la altitud, al microclima y a sus técnicas de cultivo. "Se ha recuperado un producto de la huerta local, hasta hoy casi abandonado, aprovechando la necesidad de generar nuevas oportunidades económicas y la concienciación de la población de la comida sana y de proximidad, por lo que se está divulgando y poniendo en valor su producción destacando la calidad del producto como oportunidad de desarrollo entre la población local", abunda el director del centro El Remós, quien recuerda el éxito de la tercera edición de la Feria de la Patata.

El certamen, que se ha desarrollado con gran éxito de público en sus dos primeras convocatorias, tuvo lugar el sábado 1 de noviembre en Chía. Los asistentes degustaron la llamada ‘patata colgada’, una sabrosa elaboración típica de la cocina de la zona, además de participar en un amplio programa de actividades como un mercado artesano, una exposición ganadera, juegos infantiles o una demostración de juegos tradicionales. El ayuntamiento de la localidad y la Diputación Provincial de Huesca colaboran en la organización.

Volver al suplemento de Heraldo del Campo.

Etiquetas