Despliega el menú
Aragón

Aragón ha perdido tres cotizantes por cada nuevo pensionista en el último lustro

Los expertos aseguran que urge que continúe la recuperación laboral para volver a amortiguar el sistema de pensiones.

El Gobierno plantea calcular la pensión con toda la vida laboral de forma voluntaria
Aragón ha perdido tres cotizantes por cada nuevo pensionista en el último lustro
A.N.

Casi 15.000 pensionistas y jubilados más en los últimos cinco años, por 45.000 cotizantes menos. La pérdida de puestos de trabajo y el envejecimiento natural de la población ha provocado que en los últimos años el Ejecutivo haya tenido que 'tirar' del Fondo de Reserva de la Seguridad Social -la llamada hucha de las pensiones- para seguir pagando las pensiones de todas las personas que tienen derecho a ellas. Un recurso consistente pero limitado y cuyo uso ha puesto el foco sobre la estabilidad del actual sistema. En concreto, entre las contributivas y no contributivas, Aragón ha sumado en los últimos cinco años 14.285 nuevos pensionistas, mientras la destrucción de empleo ha mermado la cifra de cotizantes hasta los 502.175, casi 45.000 menos de los que contribuían a las cuentas de la Seguridad Social en octubre de 2009.

Con estos datos, el soporte del sistema de pensiones en España, y en especial en comunidades más envejecidas como Galicia, Asturias o Aragón, atraviesa uno de sus momentos más frágiles, con apenas 1,7 cotizantes contribuyendo por cada receptor de una pensión, un ratio alejado de la proporción adecuada según la mayoría de economistas para garantizar la sostenibilidad del sistema, dos trabajadores por cada pensionista. “La continuidad del sistema de pensiones está garantizada a corto y medio plazo, pero sí que es cierto que si la problemática de tener a casi un cuarto de la población activa parada prosigue durante mucho más tiempo, nos podríamos encontrar ante una disyuntiva preocupante”, valora Ángel Luis de Val Tena, profesor del área de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Zaragoza.

Al problema generacional se suma además el aumento que han tenido en los últimos años la cuantía de las pensiones. Así, en la Comunidad hay en la actualidad 292.587 pensionistas que cobran de media 912,55 euros cada uno, cuando hace cinco años la pensión media se situaba en 783,61 euros al mes.

Ante este panorama, el horizonte pasa por seguir confiando en que la recuperación de puestos de empleo se acelere en los próximos años, ya que, si bien Aragón ha conseguido sumar 12.000 nuevos cotizantes desde el mes de enero, a este ritmo el sistema de pensiones y el Fondo de Reserva seguirían sufriendo un serio desgaste durante al menos cinco años más. “En Italia, por ejemplo, con un sistema de garantías similar pero una tasa de desempleo que ronda el 15% este problema aún no se ha planteado”, explica Val Tena, quien no obstante cree que a largo plazo el sistema de solidaridad actual debería ser repensado.

Partiendo de esta situación y con la idea de afianzar el sistema de pensiones a largo plazo, el Gobierno aprobó a comienzos del año pasado la elevación de la edad de jubilación a los 67 años a partir de 2027, una medida muy criticada por sindicatos, ya que además se aumentaba la exigencia de cotización para cobrar la pensión máxima a los 37 años trabajados, frente a los 35 años que se exigían anteriormente. “Hay economistas que piensan que en situaciones como la actual la mejor opción sería congelar la edad de jubilación para promover la entrada al mercado laboral de los más jóvenes, y otros que creen en la tesis contraria, por la que se ha optado en España, que en principio entiende que al alargarse la esperanza de vida la vida laboral también debe aumentar proporcionalmente”, explica Val Tena, quien entiende que existiría un punto medio entre las dos posturas reorganizando el modelo de financiación de las pensiones. En el actual modelo, lo obtenido mediante las cotizaciones de los trabajadores en activo va destinado a sufragar el gasto en pensiones contributivas, mientras que las ayudas no contributivas o de carácter asistencial se abastecen vía impuestos. “Se podría intentar liberar a la Seguridad Social tomando también parte de la financiación de las contributivas a partir de impuestos, lo que tampoco implicaría una subida, sino que se habilitara una partida en base a lo que se recauda”, subraya el profesor.El principal ingreso de 26.000 hogares en Aragón

Más allá del debate sobre la viabilidad del sistema de pensiones, lo cierto es que el actual panorama ha hecho que la prestación de los mayores y jubilados de hasta 26.000 hogares en Aragón sea la mayor vía de ingresos de numerosas familias.

Los datos sobre la situación de estos hogares fueron aportados por la fundación 1º de Mayo en su 'Observatorio Social de las Personas Mayores' de 2014, que establece que el 21,7% de los aproximadamente 140.000 hogares de la Comunidad en los que convive en la familia un pensionista son sustentados por sus ingresos. Además, en este informe, se advierte de la pérdida de poder adquisitivo del colectivo de los pensionistas al no corresponderse el aumento de sus pagas en los últimos años con el alza de los precios.

Etiquetas