Aragón

Al menos 40 'gasolineras fantasma' se instalan en Aragón

Se denominan así las estaciones de servicio sin personal que las atienda. Desde 2004 hay 80 estaciones de servicio más, sin embargo, algunas tienen pérdidas de hasta un 40%.

Al menos 40 'gasolineras fantasma' se instalan en Aragón
HA

Desde que el pasado mes de noviembre, el Estado elaborara la Ley 11/2013 de Medidas de apoyo al Emprendedor, no han hecho más que proliferar las gasolineras fantasma, es decir, aquellas en las que no hay nadie que pueda atender a los clientes durante el servicio. De hecho, según los datos facilitados por FITAG-UGT en septiembre en Aragón había ya más de 40 surtidores de este estilo. “Posiblemente durante este mes aún hayan aumentado más, puesto que a nivel nacional se ha pasado de una decena a más de 500 en el mismo tiempo”, detalla Roberto Mora de FITAG-UGT.

De hecho, desde la propia administración destacan que este modelo de negocio se está incrementando. “Es verdad que están creciendo, pero también aumentan las gasolineras que por la noche, para ahorrar, ofrecen servicio sin personal”, subrayan desde el departamento de Industria e Innovación de la DGA. Sin embargo, los datos que maneja el sindicato solamente incluyen aquellas que carecen de personal durante las 24 horas del día.

Todo esto se produce porque con la nueva legislación se facilita la apertura de “estaciones de servicios en centros comerciales, parques comerciales, establecimientos de inspección técnica de vehículos y zonas o polígonos industriales”. Además, según señala la citada ley, no es necesario que el suelo en el que se implanten esté calificado para ello. Lo que ha dinamizado la creación de este tipo de surtidores.

De hecho, según el estudio del sindicato, en toda España se han perdido 2.500 puestos de trabajo por la proliferación de estas gasolineras. “La desaparición de empleados, la baja calidad de los carburantes y las menores medidas de seguridad son algunas de las razones que justifican los precios tan reducidos que ofrecen a los clientes”, señala Mora. Además, según asegura Pilar Soto, presidenta de la Asociación de Estaciones de Servicio de Aragón (AESAR), la mayor parte del gasto va dirigido a pagar los salarios, en concreto, entre el 70 y el 75%.

Por su parte, en Aragón todavía no se han detectado grandes pérdidas para las estaciones de servicio tradicionales. “Aquí todavía no hay una muchas y, por lo tanto, la pérdida de empleo que se está produciendo puede deberse a una conjunción entre la crisis y este problema”, relata Soto. Su asociación agrupa a 105 gasolineras de toda la comunidad y da trabajo a más de 700 personas. “Nosotros no tenemos problemas en que crezca el número de estaciones de servicio, lo que no queremos es que se produzca en desigualdad de condiciones, puesto que nosotros tenemos que cumplir unas condiciones que ellos no”, sostiene.

Su mayor queja es que en sus instalaciones tienen que tener a disposición del cliente hojas de reclamaciones y una atención lógica para su seguridad, algo que no hay en las “fantasma”. “Es necesario que haya personal en un sitio como este puesto donde no se puede fumar ni hablar por teléfono, al no tener gente estás poniendo en peligro a los clientes, además, de no atenderlos como es debido”, recalca.

Para ello, el Gobierno está elaborando un Real Decreto en el que se regularán las condiciones de seguridad de estos establecimientos. “Actualmente solo se pide que tenga un sistema antiincendios automático y lo que se está preparando es especificarlo mucho más, que sea más rigurosa, para evitar posibles problemas”, explican desde la DGA.

Un 20% más de gasolineras en 10 años

Según los datos facilitados por el departamento de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón, en la actualidad hay 80 estaciones de servicio más que hace una década. Durante este periodo se han dado de baja 40 establecimientos, mientras que 120 han decidido abrir sus puertas. “Aunque han crecido, el sector se encuentra muy dañado por la crisis y algunas empresas han visto cómo sus ventas se rebajaban en un 40% en este periodo, especialmente, aquellas que se encuentran en el mundo rural”, asegura Soto.

No obstante, también destaca que en estos últimos meses se ha podido ver un ligero repunte como resultado del mayor movimiento que produce el verano. “Este año ha sido ligeramente mejor que los anteriores, pero aún así, el sector todavía está muy tocado”, puntualiza.

Etiquetas