Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El calor y la ausencia de lluvias complican la temporada micológica

El sector turístico mantiene sus previsiones y augura un fin de semana "espectacular".

Un recolector en un monte de la provincia
El calor y la ausencia de lluvias complican la temporada micológica
Luis Ángel Tejedor

No será un fracaso, pero tampoco el éxito esperado. El calor y la ausencia de lluvias están complicando el desarrollo de la temporada micológica en toda la provincia. Los hay que, en el caso de los boletus, ya hablan de "un parón" que no se encauzará hasta que las temperaturas adquieran valores más propios del mes de octubre. La entrada de un nuevo anticiclón hará que las máximas rocen los 20 grados hasta el martes, marcas que "podrían comprometer el estado de los hongos y su proliferación".

Las condiciones ‘adversas’ parecen no afectar al turismo. La Agrupación Soriana de Hostelería y Turismo, Asohtur, mantiene sus previsiones y augura "un fin de semana espectacular" que se prolongará hasta el martes gracias a las más de 400 personas que atraerá la cuarta edición del congreso Soria Gastronómica. "En este y el que viene, la ocupación será muy alta", confirma su presidenta, Yolanda Santos. Ella confía en que el calor dé un respiro y en que vuelvan las lluvias a corto plazo. "Sigue siendo época y hay muchísimos boletus, la situación todavía puede enmendarse. Aunque hace sol, hay setas", opina. Quienes van al campo "recogen menos cantidad". "Hasta ahora cogían barbaridades", confirma Santos. El calor, lejos de ahuyentar a los recolectores, "hace que salgan más animados".

La ‘culpa’ la tienen "una masa de aire cálido del sur" y "unos cielos inusualmente despejados". El hecho de que ayer bajasen las temperaturas alrededor de seis grados no debe llevar a equívocos. "La próxima será una semana seca, no va a llover", explicaron ayer desde la Aemet. El único dato positivo lo aportan las mínimas. Aunque hoy rondarán los cuatro grados, mañana subirán hasta los siete, por lo que las heladas quedan, de momento, descartadas. En las zonas más altas y umbrías, "las condiciones continúan siendo favorables para la fructificación de hongos de otoño". Así lo cree el jefe del Área Micológica de Cesefor, Fernando Martínez-Peña. "Las temperaturas registradas esta semana han condicionado la fructificación de algunas especies de setas, especialmente en zonas de solana o bosques ralos, donde la cobertura arbórea es baja. Por el contrario, otras especies termófilas como la Amanita caesarea se han vuelto a ver beneficiadas por dicha subida", añade. Pese a todo, "la alta humedad todavía existente y permite albergar todavía condiciones adecuadas para la fructificación de los principales hongos de otoño como el Boletus grupo edulis (Migueles), o el Lactarius grupo deliciosus (Níscalos)".Reservas de humedad

Las máximas registradas esta semana y las que se prevén para la próxima podrían jugar una mala pasada a los boletus que ya asoman en los montes de la provincia. "El calor excesivo provoca el deterioro de los carpóforos, su cuarteamiento y la proliferación de larvas de insectos micetófilos", reconoce Martínez-Peña.

Tampoco son buenas para los níscalos. Aunque su mal arranque "es posible", "es pronto para hacer predicciones negativas". "Esta variedad suele registrar las mayores producciones en el mes de noviembre", apunta. En los próximos siete días las condiciones "no serán favorables". Sin embargo, "existen todavía reservas de humedad y margen suficiente para esperar la entrada de nuevos frentes de lluvia en una o dos semanas". Como Asohtur, Cesefor ha observado "un ligero descenso" en lo que respecta al número de recolectores, aunque "la presión continúa siendo elevada".

Etiquetas