Aragón

Los fallecidos en las carreteras de Aragón este año superan ya a los que hubo en todo el 2013

Tras una década en descenso, este será el primer año en el que las víctimas mortales repunten en Aragón.

Los fallecidos en las carreteras de Aragón este año superan ya a los que hubo en todo el 2013
Navarro Aránzazu

La lucha común contra las muertes en las carreteras firmará este 2014 peores registros que el año pasado. La muerte la semana pasada de seis personas en apenas cinco días ha hecho que los datos de mortalidad en las vías aragonesas haya superado un horizonte que desde la pasada primavera expertos y asociaciones de conductores venían avisando. 2014 tiene ya, a falta de tres meses para que termine, peor balance de víctimas mortales en las carreteras aragonesas que todo el 2013. Y lo que aún es más alarmante, será el primer año en el que el número de fallecidos remonte tras una década en la que la siniestralidad se ha ido reduciendo de forma continua.

El fallecimiento este domingo del conductor de un turismo en la N-II a la altura de Bujaraloz tras chocar frontalmente contra un camión elevaba el numero de fallecimientos a 49 en lo que va de año, cinco más de los registrado en todo el 2013 (44) en vías interurbanas, según los registros de la DGT. Este accidente fue el último de una trágica semana en las carreteras aragonesas. Apenas un día antes, el sábado, un matrimonio de edad avanzada fallecía en un cruce de la A-132 en Chimillas, a cinco kilómetros de Huesca, mientras que a mediados de la semana, el jueves y el viernes, tres motoristas también perdían la vida en sendos accidentes, uno de ellos en la A-242 cerca de Fraga, otro ocurrido en la A-126 a la altura de Remolinos, y el último en el término municipal de Zaragoza al chocar contra otro vehículo en el tercer cinturón.

“Ha sido una semana realmente trágica, como hacía tiempo que no vivíamos”, lamenta Miguel Ángel Bernal, delegado de Stop Accidentes en Aragón, organización que desde mayo de este año venía avisando del aumento de la siniestralidad en las carreteras aragonesas. “Las muertes en las carreteras en un asunto del que todo el mundo está al tanto y en el que debemos implicarnos todos, tanto instituciones como ciudadanos”, señala, advirtiendo de que a pesar de que muchas carreteras deberían desdoblarse y ser mejoradas, “lo primero de todo es la concienciación y tener en mente lo que está en juego en la carretera”.

En los últimos años, el índice de víctimas mortales en España y Aragón ha conseguido reducirse positivamente, pasando de los 276 fallecidos que se dieron en 2003 a los 52 con los que se saldó el último curso entre víctimas en carretera y dentro de ciudad, el número más bajo recogido desde que se tienen datos. En los 9 primeros meses de este año, si a la triste estadística de los fallecidos en carretera se le suman también las muertes constatadas dentro de ciudad -en este caso, los datos se actualizan mensualmente- la cifra se eleva hasta las 53 personas fallecidas.

La mala tendencia mantenida en Aragón no es, no obstante, exclusiva de la Comunidad. En toda España el número de siniestros que han acabado con víctimas mortales también ha aumentado. En concreto, a día de hoy han fallecido en sus desplazamientos 821 personas en todo el país, siete más que todos los fallecimientos acontecidos en 2013, aunque, también es cierto, el mayor repunte se concentra proporcionalmente en Valencia, Andalucía, Navarra y Aragón.Inversión en carreteras, concienciación y prevención

A pesar de incidir en la necesaria concienciación de todos los conductores, desde Stop Accidentes también se hace hincapié en el estado de varias carreteras en la Comunidad. En los últimos tres años, el gasto del Estado en las vías aragonesas ha caído más de un 10%, haciendo que el empeoramiento de las carreteras haya elevado el número de 'puntos negros' o conflictivos. Según el informe sobre el estado de las carreteras que cada año emite el club de Automovilistas Europeos, la comunidad aragonesa presenta en la actualidad un total de 22 puntos conflictivos, la mayoría de ellos concentrado en la N-330, en su tramo entre Daroca y el Somport, o la N-232, que junto con la Nacional II -donde este domingo se produjo uno de los accidentes mortales- copan en los últimos años las reclamas para que se desdoblen sus tramos más conflictivos.

“Existen vías donde está más que probado que con desdoblar o al menos mejorar algunos tramos y su pavimentación se reduciría bastante la siniestralidad” afirma Bernal, que también recomienda el uso del sentido común para que en aquellas vías en las que el pavimento está en mal estado se circule por debajo de la velocidad máxima permitida.

Además, otro de los aspectos que en los últimos años ha preocupado especialmente a la DGT, es el estado de miles de vehículos que debido a la crisis no han sido cuidados como es debido. En la actualidad, se estima que la mitad del parque automovilístico aragonés cuenta con más de 10 años de media, hecho que ha elevado el número de vehículos que no pasan la ITV hasta un 20% en los últimos años.

Etiquetas