Aragón

Agapito Iglesias defiende que la ubicación de las oficinas de Plaza justifica su precio

El Ejecutivo aragonés considera que la venta debió realizarse a precio de coste y no de mercado.

Agapito Iglesias, en las Cortes de Aragón, en una imagen de archivo
Agapito Iglesias defiende que la ubicación de las oficinas de Plaza justifica su precio
Guillermo Mestre

El dueño de Codesport y expropietario del Real Zaragoza, Agapito Iglesias, ha asegurado que la ubicación de las oficinas de Plaza, Plaza Center 1 (PC1), justifica su precio, es decir, se imputó "un precio mayor a la mejor zona". Así lo ha indicado este lunes al inicio del juicio civil en el que se dirime si la empresa Plaza Center Campus Empresarial, vinculada a Codesport, cobró más por las citadas oficinas y un centro de formación profesional en la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza). 

De esta forma, el juzgado de Primera Instancia número 1 de Zaragoza ha iniciado un juicio civil, que continúa este martes y miércoles, días 2 y 3 de septiembre, por la demanda presentada por el Gobierno de Aragón contra Plaza Center Campus Empresarial, una de las empresas de Codesport, por la venta de un edificio de oficinas a la empresa pública Plaza. 

El Ejecutivo aragonés considera que la venta debería haberse realizado a precio de coste y no de mercado como entiende que se hizo por lo que solicita la nulidad contractual o el enriquecimiento injusto por parte de la empresa. Las oficinas fueron edificadas por la empresa de Agapito Iglesias Plaza Center Campus Empresarial en unos terrenos comprados a la empresa pública Plaza. El contrato de venta especificaba la reserva de 12.000 metros cuadrados de terreno para el Gobierno autonómico, en régimen de venta o alquiler, en los que se edificarían oficinas. 

Terminada la construcción, Plaza Center Campus Empresarial vendió las oficinas a Plaza por valor de 27 millones de euros más IVA, precio que el Ejecutivo aragonés entiende que debería ser el de coste y no de mercado por lo que reclama a la empresa de Agapito un total de 17 millones de euros.

Mejor zona

Agapito Iglesias, quien está imputado en el caso Plaza y acusado en el caso Naves, al ser preguntado por el coste del edificio de oficinas ha destacado que "el edificio es lo mismo, pero lo que nos cuesta más es el suelo", por lo que "la mejor zona" tenía un precio del suelo "mayor".

"Lo que nosotros compramos es una parcela bruta que convertimos en neta, el precio sube, dependiendo de la zona en la que esté. Pero el coste se lo entregamos a Plaza, que lo somete al consejo de administración y lo aprueba", ha remarcado. 

Iglesias ha matizado que cada edificio tiene su proyecto y tiene su coste en función de los metros cuadrados y su singularidad y ha agregado que entiende que el volumen de edificalidad no abarcaba los metros bajo rasante. 

Respecto a la tasación realizada por Tinsa sobre el edificio de oficinas, en el año 2007, ha señalado que el valor que marcaba se refería al de construcción porque "cinco años más tarde esta compañía valora más o menos en el mismo precio, cuando el valor de los edificios ha bajado un 40 por ciento", ha observado.

Aula de formación

Sobre el aula de formación, Plaza Center 10, Agapito Iglesias ha remarcado que se elaboró un presupuesto y que el Gobierno de Aragón solicitó una subvención al Ministerio de Educación para su puesta en marcha. 

Ha insistido en que se trata de algo distinto que es "muy especial" y que se realiza "con uso para el Ministerio". Así, ha puntualizado que los pliegos se aplicaron para los edificios de uso de oficinas y que estas condiciones no tienen "nada que ver" con el espacio de formación.

Becerril

Los testigos propuestos por la parte demandante, que han intervenido este lunes, han sido el exgerente de Plaza, José Ricardo Becerril; el técnico de la empresa de tasación Tinsa, Gerardo Pérez, y el administrador de ADL Technology, Javier Bazaco. También estaba previsto que lo hiciera Lucía Pamplona, quien finalmente no ha comparecido, alegando motivos laborales. 

Becerril ha incidido en que había personas "muy preparadas" dentro del Consejo de Administración de Plaza y que en el mismo se informaba "de todo". Además, en el análisis de los precontratos y contratos siempre se contó con un asesor jurídico y, "en ocasiones", con un director técnico. También ha matizado que el edificio de oficinas afectaba más a dicho Consejo, mientras que el aula era "un tema de formación profesional". 

Por su parte, el tasador de Tinsa, Gerardo Pérez, ha mencionado que la diferencia mostrada en la valoración del precio del edificio de oficinas se debe a que el mercado de rentas da un valor superior al coste de reposición.

Consejo de Administración

Entre los testigos propuestos por la parte demandada han intervenido cargos y representantes del Consejo de Administración de Plaza en los últimos años. Todos ellos han coincidido en que nunca hubo presiones en la toma de decisiones. 

El presidente del Consejo de Administración de Plaza desde 2000 a julio de 2007 y consejero de Obras Públicas en dicho periodo, Javier Velasco, ha subrayado que todo el Consejo tuvo conocimiento del pliego. 

Asimismo, ha reconocido que la localización del edificio de oficinas dentro de la Plataforma Logística era "la mejor, sin lugar a dudas". "Ha pasado mucho tiempo, pero repasando documentos y las actas que pedimos, me consta que todo lo que respecta a este edificio está tratado en seis sesiones". Ha precisado que el documento con el desglose del precio pagado se presentó en el Consejo y se consideró adecuado "a la interpretación del pliego". 

En la misma línea se ha expresado el actual director de Ciencia y Tecnología del Ayuntamiento de Zaragoza y exconsejero de Plaza, desde otoño de 2003 a 2007, Ricardo Cavero, quien ha agregado que los consejeros de plaza "hemos contado con el asesoramiento jurídico adecuado, había técnicos solventes". 

El consejero de Plaza en 2007 y exconsejero de Economía del Ejecutivo aragonés, Alberto Larraz, ha confirmado que hubo un estudio económico-financiero, pero "anterior a que yo entrara de consejero", aunque ha reiterado que "no había ningún movimiento que no tuviera asesoramiento jurídico". 

Además, ha aseverado que el edificio de formación se añadió en "2007 ó 2008" porque Educación necesitaba un espacio para la realización de prácticas de estudiantes. "Tuve conocimiento cuando era consejero de Economía, me dijeron que se había solicitado a Educación una subvención, un dinero, hablé con Madrid y confirmaron que sí que tenía muchas oportunidades de obtener esa subvención y creo que al final llegó el dinero, no sé si estaba yo de consejero o no". 

Por otra parte, el consejero delegado de Plaza desde 2003 a principios de 2010, Carlos Escó, y los consejeros de Plaza, José Luis Abad Martínez y María Teresa Verde, han insistido en que el pliego supervisado por el Consejo de Administración sólo afectaba al edificio de oficinas.

Etiquetas