Aragón

El 37% de los universitarios tienen un trabajo para el que están sobrecualificados

Según un estudio de la fundación CYD, los graduados superiores en Aragón tienen una tasa de ocupación superior a la media de parados.

Tener un mayor nivel de estudios puede abrirte más puertas, sin embargo, no todas adecuadas a las características de la formación recibida. Estos problemas se acrecientan en tiempos de crisis, tal y como demuestra el estudio realizado por la Fundación CYD. En él se refleja que el 37% de los universitarios aragoneses tienen un empleo para el que están sobrecualificados.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de personas activas que tienen estudios superiores en Aragón es del 36,5%, es decir, una tercera parte de la población aragonesa. Sin embargo, el reparto entre hombres y mujeres es bastante desigual: los hombres representan el 32,5%, mientras que las mujeres el 41,4%. “Desde hace varios años se va comprobando que las mujeres están más preparadas que los hombres dentro del ámbito académico”, explica Ricardo Mur, presidente de la Confederación de Empresarios de Zaragoza (CEZ).

Esta diferencia también se percibe en el número de ocupados y de parados. Los aragoneses que tienen estudios superiores y están trabajando son el 39,7%. Sin embargo, en este caso, las mujeres ocupadas ascienden al 44,2%, mientras que los hombres se sitúan en el 36%. Por el contrario, en el número de parados (24,9%) también sobresalen las mujeres, siendo el 31,8%, mientras que los hombres simplemente son el 18,4%. “Desgraciadamente esta es la norma general, sin embargo, desde la CEZ abogamos por la igualdad tanto relacionada con el acceso al puesto de trabajo como en retribución recibida por él”, expone Mur.

Por el lado positivo, encontramos que las cifras de parados han descendido ligeramente en el último año, pasando del 25,8% en 2012 al 24,9% en 2013. “Esto muestra un punto de inflexión en la situación económica actual, sin embargo, habrá que esperar hasta tener los datos de 2014 para poder corroborarlo”, aseguran desde la Fundación CYD, creadora de este estudio anual.

Las elevadas cifras de personas con alta cualificación provocan que haya un desajuste entre la demanda y la oferta de puestos de trabajo, propiciado por la actual crisis económica. No obstante, en Aragón se dan desajustes menos pronunciados que en la media española. Mientras que la comunidad aragonesa cuenta con un desajuste de 96,5 en los empleos más cualificados como son los directores y gerentes, técnicos y profesionales de la salud y la enseñanza, los técnicos científicos y los profesionales de apoyo, el desajuste global español se encuentra en 100, casi un 4% más.

Como resultado de la falta de puestos de trabajo cualificados, encontramos que existen muchas personas con estudios superiores que aceptan empleos para los que están sobrecualificados. De hecho, el 37% de los aragoneses realizan trabajos para los que no necesitarían haber estudiado en la universidad. El 12,1% se dedican a tareas administrativas y contables, el 12,4% a la restauración o venta, mientras que el 8,9% trabajan en ocupaciones elementales. “En los últimos años se han creado puestos de trabajo temporales, a tiempo parcial y de baja cualificación, por eso, las personas con estudios más elevados han tenido que optar por un empleo de estas características”, afirma Mur. También asegura que esta tendencia puede ir cambiando en los próximos tiempos cuando la economía se regenere y las empresas puedan ir generando trabajos más cualificados destinados a estas personas.

Por el contrario, un 63% de los universitarios sí que realizan trabajos para los que están cualificados. De hecho, la mayoría de ellos, un 45,4% de los aragoneses están catalogados como técnicos y profesionales científicos e intelectuales.

Los estudios superiores: una puerta al mercado laboral

En este estudio también se analiza cómo ha variado la ocupación desde 2007 hasta 2013, tanto para graduados como en el total de la población aragonesa. De estos datos se desprende, que hay un mayor descenso en la ocupación de los universitarios (-13,9%) que en el total (-17,6%). “Siempre se ha dicho que estudiar una carrera te da más oportunidades laborales y estos datos lo demuestran”, sostiene el presidente de la CEZ.

Sin embargo, la tasa de paro ha seguido aumentando en esta comunidad. De hecho, según los datos del estudio se puede ver cómo los parados con grados superiores se han multiplicado por 4,63 durante los años de crisis, es decir, desde 2007 hasta la actualidad. Mientras, el total de parados se ha multiplicado solamente por 4,04. No obstante, ambos datos se encuentran muy por encima de la media española, que se sitúa en 2,99 en el caso de los estudios superiores y en 3,03 en la media total. “En su día se produjo un exceso de universitarios, por eso hay cifras tan altas de parados y también de ocupados”, especifica Mur. Añade que la tendencia está cambiando con la creación de la FP Dual y el aumento de estudiantes de grados medios o superiores, ya que ellos podrán cubrir los puestos intermedios, que ahora ocupan los universitarios.

Etiquetas