Despliega el menú
Aragón

Piden 20 días de multa para el profesor que protesta frente a la casa Serrat

El caso, en manos del magistrado Rafael Lasala, ha quedado visto para sentencia.

El profesor Antonio Aramayona
Piden 20 días de multa para el profesor que protesta frente a la casa Serrat
C. Ivars

El fiscal ha pedido 20 días de multa -160 euros- por una falta de desobediencia a la autoridad al profesor Antonio Aramayona, quien lleva 13 meses concentrado frente al domicilio de la consejera de Educación de Aragón, Dolores Serrat, en defensa de la escuela pública y laica y en contra de los recortes.

Aramayona estaba acusado en el Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza junto a Marisol Ibáñez y Margarita Ribas, que acompañaban al maestro los pasados 4 y 5 de junio -día de los hechos- y a las que la Fiscalía ha propuesto su absolución.

En su declaración, el profesor ha asegurado que protestaba frente al domicilio de la consejera "libre y responsablemente" y de forma pacífica desde el pasado 3 de junio de 2013 y que seguirá estando allí "cada día" independientemente de la resolución judicial.

Ha reiterado que se manifestaba solo con un cartel en defensa de la educación públicay sin gritar ningún tipo de consigna, lo que han constatado los cuatro policías nacionales que han declarado como testigos.

Es más, Aramayona ha aclarado que concertó con el propietario de una joyería contigua al inmueble el lugar en el que colocarse, que el vecindario del edificio le saludaba cordialmente y que incluso cruzó saludos en varias ocasiones con la consejera Serrat sin que en ningún momento se produjera algún tipo de tensión.

Tanto el 4 como el 5 de junio, agentes de la Policía Nacional recibieron la orden de comunicar a Antonio Aramayona que debía alejarse unos metros más del edificio donde reside la consejera de Educación, según han relatado los testigos, a lo que se negó aduciendo que "era su única forma de protesta pacífica".

Los policías han señalado que la reacción del maestro fue educada y sin producir alteraciones y ha negado también que Serrat se encontrara en su casa en el momento de los hechos o que hubiera interpuesto denuncia por ello.

Por tanto, al negarse a abandonar su puesto los agentes interpusieron una denuncia por desobediencia a la autoridad a Aramayonay a Marisol Ibáñez y Margarita Ribas, que le acompañaban, pero al dirigirse las órdenes únicamente al primero el fiscal ha decidido pedir la absolución de las dos últimas.

No obstante, la defensa del acusado, ejercida por la Asociación Libre de Abogados de Zaragoza, ha pedido la absolución del mismo ya que entiende que no concurren los hechos delictivos pertinentes al considerar que las órdenes "no fueron legítimas" porque "carecen de cobertura legal" y atentan contra el derecho a la libertad de expresión.

Ha añadido también que no existe dolo de desobediencia, dado que la intención del profesor no era desobedecer en sí sino ejercer su derecho a expresarse, así como que la Ley de Seguridad Ciudadana indica que al no haber alteración del orden público no ha lugar a la desobediencia, y se ha apoyado en jurisprudencia al respecto.

Por consiguiente, el caso, en manos del magistrado Rafael Lasala, ha quedado visto para sentencia.

A la salida, donde esperaban a los tres acusados alrededor de un centenar de personas que habían acudido a los juzgados de Zaragoza a apoyarle y que han coreado soflamas en favor de la educación pública y pidiendo la dimisión de Serrat, el equipo de abogados se ha mostrado confiado en lograr también la absolución de Aramayona.

Sin embargo, el profesor ha reiterado que "nada ha cambiado" y que "todos y cada uno de los días del año, invierno y verano" seguirá reclamando "la escuela pública y laica" en el portal de la consejera, con independencia de si es finalmente absuelto o no porque ha mantenido que "el principio de la conciencia ética está por encima de cualquier ley". 

Etiquetas