Aragón
Suscríbete por 1€

Aragón pide firmeza al Gobierno ante las reticencias francesas a reabrir el Canfranc y construir la TCP

Exigen una respuesta tras los serios recelos expuestos por el embajador galo en España.Partidos, alcaldes y empresarios consideran "irrenunciable" la mejora y ampliación de los pasos fronterizos por el Pirineo central

Políticos y empresarios reclamaron ayer una respuesta firme a los gobiernos central y autonómico ante las reticencias francesas sobre la necesidad de invertir en los pasos fronterizos con Aragón. A su juicio, la unidad de acción es más necesaria si sabe tras los serios recelos demostrados por el embajador galo en España, Jérôme Bonnafont, quien aseguró en una entrevista publicada ayer por este diario que la rentabilidad de la línea de Canfranc es "muy discutida por los expertos" y que la Travesía Central del Pirineo es "un sueño" que carece de proyecto.

Todos los portavoces en las Cortes de Aragón manifestaron su estupor por la postura de Bonnafont, quien evidenció la necesidad de financiación para ejecutar las obras sin que esta figure en los presupuestos estatales de uno y otro país. No solo cuestionó los pasos ferroviarios demandados por la Comunidad, sino que dio largas al arreglo definitivo de la carretera al otro lado del Somport, la RN-134, con el argumento de que es vía de montaña, "más frágil por definición y que requiere más trabajo que una carretera normal".

Para el diputado popular Antonio Torres, el embajador se mostró "poco diplomático" al dar un auténtico "mazazo" a las aspiraciones aragonesas de permeabilizar la frontera. "En la entrevista dio un portazo a todas las comunicaciones transfronterizas de Aragón, por lo que espero que no hablara en nombre del Gobierno francés. De ser así sería muy grave", dijo antes de instar a seguir luchando por unos pasos que en Aragón, apostilló, "consideramos una cuestión de Estado".

El socialista Javier Sada incidió en que Francia nunca ha demostrado entusiasmos por las comunicaciones con Aragón, aunque lamentó que "jamás" se haya tenido "tan mala relación" con el país vecino como con el Gobierno de Rajoy. Por ello, consideró "fundamental" una relación fluida con Francia "y hacer un esfuerzo de convicción por la vía diplomática".

Al igual que el resto de políticos, señaló que la prioridad debe ser el Canfranc y la mejora de los pasos carreteros al poderse acometer de forma inmediata. Así lo expuso el parlamentario aragonesista Alfredo Boné, quien se mostró partidario de crear lazos con el sur de Francia para convencer de la oportunidad que suponen las comunicaciones para su futuro. "La coyuntura política puede cambiar y los aragoneses tenemos carácter, historia y rasmia para conseguirlo", añadió.

Tanto los portavoces de CHA e IU, José Luis Soro y Patricia Luquin, señalaron que el embajador ha demostrado que la TCP es una "quimera" y que solo ha servido durante años como una "zanahoria en vez de centrar todos los esfuerzos en el Canfranc". Soro estimó que ni España ni Francia han apostado por ello y que no hay "nada" detrás de las declaraciones políticas de las cumbres. Luquin también criticó la política de "apaños" respecto a la carretera del Somport.

El presidente de la Confederación Regional de Empresarios en Aragón (CREA), Fernando Callizo, señaló que Francia no tiene la misma opinión manifestada por el embajador Bonnafont. En cuanto al Somport, Callizo cree que los gobiernos franceses incumplieron el compromiso con la UE de adaptar la carretera RN-134 al siglo XXI cuando se estrenó el túnel con todas las condiciones de seguridad y un tráfico importante. Pero si Francia está preocupada por la crisis española, esta frontera es por donde pasan 300.000 toneladas de maíz adquirida por España en el sur del vecino. "El Canfranc sigue cortado (desde 1970) y la carretera vive lo mismo que hace 9 años. Deberá dejar una vía decente y no frágil", señaló.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Zaragoza (CEZ), Ricardo Mur, destacó que Fomento se tiene que implicar porque las comunicaciones transfronterizas son determinantes para la competitividad de Aragón. Por ello, ofreció a la DGA "todo el apoyo" del tejido empresarial en su "obligación de reivindicar los pasos con Francia".

Por su parte, el alcalde de Jaca, Víctor Barrio, recordó al embajador que la Travesía Central es un sueño "como lo fue en su día" el túnel del Somport, por lo que no se puede decir que la línea ferroviaria que ambiciona Aragón para el transporte de mercancías no se vaya a ejecutar. Además, ironizó con la posibilidad de enviar técnicos españoles al otro lado de la frontera para asesorar sobre cómo se puede arreglar la carretera RN-134 de forma definitiva.

El alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, señaló que se había quedado frío al leer la entrevista porque "hay problemas de comunicaciones en el Pirineo central y necesitan soluciones". "La carretera y el tren requieren más sensibilidad del Gobierno galo", dice.

Etiquetas