Despliega el menú
Aragón

Los gimnasios afrontan el inicio de temporada baja "atrapados" por las facturas

Con el buen tiempo comienzan a sucederse las bajas de usuarios abonados a estas instalaciones.

El buen tiempo invita a los usuarios de los gimnasios a practicar deporte al aire libre.
El buen tiempo invita a los usuarios de los gimnasios a practicar deporte al aire libre.

El buen tiempo es el peor enemigo de los gimnasios sorianos. Con los primeros rayos de sol sus usuarios abandonan las pesas y cintas de correr para disfrutar del aire libre. “Nada se puede hacer ante esta situación. Es lógico que la gente esté deseando que llegue la primavera para salir a la calle”, coinciden los responsables de estas instalaciones.

Las bajas se suceden y los gimnasios tienen que conformarse con esperar la llegada del otoño, cuando comienza la temporada alta, que para comienzo de año sufre un nuevo empujón. Mientras tanto, tienen que hacer frente a las facturas que “cada vez las suben más”. “La subida del IVA del 8 al 21% - que se aplicó en septiembre de 2012- nos ha hecho mucho daño; lo que más”, asegura Ángel Gálvez, propietario del Gimnasio Gálvez de la capital.

En su caso decidió no repercutir este incremento en el tipo impositivo del gravamen y asumir la subida, o al menos parte de ella. De los ocho euros que “tenía que subir, cinco los pagué yo y tres el alumno, porque lo que tampoco puedo hacer es subir más las cuotas”.

Este hecho implica que Gálvez “haya dejado de ganar dinero”. Y la cosa no termina aquí porque, según asegura el responsable del gimnasio, las tasas siguen subiendo “atrapando” a los propietarios de estos centros deportivos. “Cada vez nos suben más la luz, el agua, las basuras… y claro, nosotros no podemos repercutirlo en el cliente”, indica.

El caso del gimnasio ‘Stronger’ es diferente, puesto que este centro, ubicado en la calle La Rosa, apenas lleva tres meses abierto. Por tanto, sus responsables no han tenido que tomar la decisión de asumir o no la subida del IVA, de aumentar o no las cuotas al usuario. Sin embargo, sus responsables aseguran tener “el precio más barato de la capital”. “Los gimnasios de Soria son carísimos y no puedes ofrecer algo tan caro en los tiempos que corren –su cuota asciende a 37 euros al mes, mientras que otros cobran hasta 53 euros mensuales- así que no te queda otra que bajar los precios, ahorrar gastos y ganar menos dinero”, comenta José María Gordo, responsable de ‘Stronger’.

Gordo vivirá este año su primera temporada baja tras unos “buenos” primeros meses en los que han conseguido alcanzar la cifra de 200 abonados. Su intención, de cara al otoño, es aumentar el número de clientes y “si pudiera, bajar todavía más las tasas”.

Cabe recordar, que la variación de precios de un gimnasio a otro también responde a las actividades que ofrece e instalaciones con las que cuenta.

Etiquetas