Despliega el menú
Aragón

"Un solo robo de combustible nos cuesta más de mil euros"

Los camiones aparcados en las áreas de servicio sufren "constantes" robos de gasolina en Aragón. Caspe es la más perjudicada.

Las áreas de servicio y aparcamientos sufren los robos de combustible
"Un solo robo de combustible nos cuesta más de mil euros"

El robo de combustible de los camiones que transitan por las carreteras aragonesas sigue siendo un quebradero de cabeza para los profesionales del sector. El alto precio de la gasolina y las facilidades que se encuentran los ladrones para efectuar estos delitos explican la sustracción de más de 100.000 litros al año.

"Hay un goteo constante de robos de gasolina, pero también de mercancía e incluso de vehículos enteros", lamenta Fernando Viña, secretario general de la Federación de Empresas de Transportes de Mercancías de Zaragoza (Fetraz). Un problema que "no solo ocurre aquí, también en el resto del país y buena parte de Europa, según cuentan los compañeros", asegura.

Pero es en Zaragoza, como importante cruce de caminos, donde se sufre especialmente esta lacra. Tal y como explican fuentes de la Guardia Civil, estos delitos "tienen una clara relación con las principales vías de comunicación de la provincia y con la existencia de áreas de servicio y de descanso donde estacionan estos vehículos".

Los datos de denuncias que manejan -y que no han sido facilitados- hablan de un descenso en los dos últimos años, pero los conocidos en 2011 revelan la magnitud del problema. Aquel año se registraron en la Comunidad un total de 632 robos, en los que se sustrajeron 196.194 litros de combustible.

Teniendo en cuenta el precio de la gasolina, la factura final por este tipo de delitos es enorme. "Un solo robo de combustible de un camión nos cuesta más de 1.000 euros", señala Viña. Tanto los profesionales como la Guardia Civil coinciden en señalar, además, que no actúan únicamente bandas organizadas, sino que en muchos casos se trata de los propios compañeros de gremio.

Difíciles de evitar

La mayoría de las sustracciones tienen lugar en las áreas de servicio de la provincia de Zaragoza, "aprovechando que el camionero está comiendo, durmiendo, o de fin de semana", explican desde Fetraz. Por ello, los responsables de los aparcamientos de camiones han reforzado su seguridad instalanddo cámaras de vigilancia.

Sin embargo, ante la oscuridad de la noche, cuando se producen los asaltos a los depósitos, poco se puede hacer. "Tenemos instalado un sistema de cámaras, pero siguen los robos", reconocen en la Estación Aragón de Pinseque.

La más afectada, según los datos de la Guardia Civil, es el área de Caspe, seguida por Tarazona, Alfajarín, La Almunia y Cariñena. "En un tercer lugar estarían zonas como Zuera, Utebo, Casetas, La Muela, Épila y Calatora", informan.

Fernando Viña asegura que "se están incorporando poco a poco dispositivos de seguridad en los vehículos, pero aún son minoritarios, y además, pronto se descubre cómo inutilizarlos". Por ello, los agentes recomiendan estacionar en lugares habilitados con sistemas de seguridad donde los camiones queden agrupados, instalar este tipo de dispositivos, y ponerse en contacto con la Guardia Civil a través del 062 ante cualquier movimiento sospechoso.

También en la ciudad

Dadas las facilidades que encuentran los ladrones en las áreas de servicio, y del potencial volumen de sustracción que proporcionan los camiones de gran tamaño, el robo de combustible en los núcleos urbanos alcanza cotas mucho menores.

Los turismos almacenan menos litros, incorporan sistemas de seguridad más complicados de inutilizar y se estacionan en aparcamientos o calles concurridas. Aún así, no faltan los casos, sobre todo en garajes de barrios poco poblados, a las afueras de la ciudad, como Valdespartera o Parque Venecia, en el caso de Zaragoza.

Etiquetas