Despliega el menú
Aragón

El número de ancianos que vive en residencias se duplicó entre 2001 y 2011

Unas 13.000 personas viven en este tipo de centros, pero la tendencia podría estar cambiando.

Los geriatras alertan de malnutrición en los ancianos solitarios
Aragón supera los 100.000 hogares de un solo residente, la mayoría ancianos
HA

Entre los años 2001 y 2011, los aragoneses que residían de forma habitual en una residencia de ancianos se multiplicaron por dos. Así lo reflejan los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que reflejan que se pasó de algo más de 5.700 internos en este tipo de centros en 2001 a más de 13.300 en 2011. Pese a este aumento, la tendencia ahora podría estar cambiando.

Que la población de las residencias de ancianos aumente o no tiene mucho que ver con la incorporación de la mujer al mundo laboral, explica Gustavo García, representante del Observatorio Estatal de la Dependencia en Aragón. Algo que sin duda ocurrió de forma generalizada en la última década (y que solo el elevado desempleo ha logrado frenar en cierta medida). 

En este contexto, las familias no podían hacerse cargo de sus mayores y no les quedaba otra que internarlos en un centro geriátrico donde pudieran darle todos los cuidados que necesitara. De ahí las cifras de los Censos de Población y Viviendas del INE. 

Junto a la población residente en este tipo de establecimientos también crecieron, como no podía ser de otra forma, el número de plazas en geriátricos de la Comunidad porque se ha pasado de los 182 centros registrados en 2001 a los 248 censados en 2011. Uno de los últimos en incorporarse a este recuento ha sido, aunque con dos años de retraso, el centro asistencial de Utebo

Cambio de tendencia

 

Pero sin embargo, desde 2011 hasta la fecha la tendencia podría estar cambiando seriamente, según apunta Gustavo García, aunque los datos del INE no reflejan la población residente en geriátricos en los dos últimos años.

Detrás de este cambioestarían los aprietos económicos que pasan las familias aragonesas. "Con las pensiones que hay ahora a duras penas se llega a cubrir el coste de una plaza residencial y las familias tienen que complementar estos costes", explica García a la vez que señala que las residencias aragonesas, en los últimos años, "están tirando los precios". 

Según Gustavo García, buen conocedor de este sector en Aragón, no se están dando demasiados casos en los que las familias cancelen las estancias de ancianos ya internos en residencias, sino que se ha dejado de llevar a los ancianos a este tipo de centros y se les cuida en casa.

El problema de la dependencia

Otro problema vinculado a los geriátricos aragoneses reside en el número de personas que son dependientes y están esperando una plaza. Según los datos que maneja el Observatorio de la Dependencia, la mayor parte de los dependientes aragoneses superan los 80 años y sufren esperas de más de dos años para acceder a una plaza de residencia

Juan Manuel Ramírez, presidente del Observatorio, señala que Aragón tiene 18.094 plazas residenciales de las que 5.651 son públicas generales. Estas cifras, puestas en relación con la población mayor de 65 años de la Comunidad, sitúan a Aragón por encima de la media nacional en plazas de geriátricos. Ramírez indica que por cada dos plazas se genera un puesto de trabajo, por lo que resalta la importancia del sector, a nivel asistencial y también económico.

Etiquetas