Despliega el menú
Aragón

Primeras reclamaciones patrimoniales por los retrasos en el cobro del salario social

Marea Naranja calcula
que fueron unos 4.000 los afectados por las demoras en la concesión
y renovación del Ingreso Aragonés de Inserción.

Es española, tiene 39 años y tres hijos, uno de ellos de tan solo unos meses. El año pasado, estando embarazada, solicitó el Ingreso Aragonés de Inserción y tardaron cuatro meses en dárselo, a pesar de que vivía de alquiler, no contaba con ningún tipo de ingresos y el padre de sus hijos no le ayudaba.

Pudo sobrevivir gracias a las ayudas que le tramitaron desde el Centro Municipal de Servicios Sociales de su barrio. Ayer quiso recuperar lo que considera que le corresponde por justicia. Esta mujer, que prefiere no decir su nombre, presentó en la sede del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) una reclamación patrimonial por el dinero que dejó de cobrar en esos cuatro meses (algo más de 2.000 euros), a pesar de que como más tarde se le reconoció tenía derecho a cobrar el Ingreso Aragonés de Inserción (IAI).

Soporte legal

Junto a esta mujer, otras quince personas presentaron una reclamación similar, asesoradas por los abogados que colaboran en el Espacio de Promoción y Defensa de los Derechos Sociales y Marea Naranja. Fermín Cebrián, uno de los trabajadores sociales que les acompañó, asegura que lo que se pide es el cobro de las mensualidades que no se les pagaron con carácter retroactivo. En algunos casos, la cifra supera los 3.000 euros ya que ha habido retrasos de hasta nueve meses.

«El plazo que establece la actual norma para cobrar el Ingreso Aragonés de Inserción es de un mes por lo que deben pagarles lo que no se les abonó en su momento», dice el trabajador social. De no prosperar este trámite administrativo, la plataforma está dispuesta a apoyar a los afectados y acompañarles a los tribunales.

La razón, añade Fermín Cebrián, es muy sencilla: «Pasaron un auténtico calvario durante meses y ahora, aunque es tarde, solo piden justicia».

Desde Marea Naranja se calcula que más de 4.000 familias se vieron afectadas por los retrasos en la concesión de las ayudas en 2013. Se espera que se produzcan más reclamaciones en los próximos días.

Esperanza Ruiz tiene 46 años. Se separó de su marido y se quedó sola y sin recursos con tres hijos. Desde que lo solicitó la primera vez y hasta que se lo dieron pasaron nueve meses. En octubre pasado tenían que haberle renovado la prestación (626 euros al mes) pero tardaron dos meses en hacerlo. «En esos dos meses nos dejaron desamparados», afirma. Ella también presentó su reclamación y espera obtener respuesta.

Al margen de estos trámites, los colectivos y entidades sociales vinculados al Espacio de Promoción y Defensa de los Derechos Sociales van a seguir con las movilizaciones para reclamar una mejor gestión del IAI por parte de la DGA.La próxima concentración será el 29 de abril, a las 11.30, ante el edificio Pignatelli, sede del Gobierno aragonés.

Respuesta de la DGA

Preguntado por los retrasos, el consejero de Presidencia y Justicia, Roberto Bermúdez de Castro, dijo ayer desconocer los problemas concretos de estas familias, pero reconoció que el Ejecutivo «tiene que mejorar su gestión administrativa» para conseguir que los beneficiarios reciban la presentación puntualmente. Y no dudó en entonar el mea culpa al afirmar que si no han conseguido dar respuesta a las necesidades de estas familias, «es que no lo hemos hecho bien». Bermúdez de Castro recordó que la DGA ha presentado el proyecto de ley de reforma del IAI «para hacer más ágil y eficiente» la tramitación de esta ayuda.

Etiquetas