Despliega el menú
Aragón

El puente se salva de las lluvias al menos hasta el sábado, salvo tormentas en Teruel

Los meteorólogos desmienten que
el mal tiempo
que suele hacer
en Semana Santa esté relacionado
con la luna llena.

Termómetro zaragozano en la mañana del domingo.
La Aemet advierte de que la ola de calor se prolongará hasta el viernes

El buen tiempo está asegurado al menos hasta este sábado, cuando entrará en la Comunidad un frente que dejará precipitaciones, sobre todo el domingo. No obstante, en zonas de montaña y especialmente en la Ibérica turolense, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) no descarta que se registren hoy y mañana chubascos tormentosos por la tarde, como por ejemplo en la capital turolense, aunque de producirse serán débiles.

El frente lluvioso entrará el sábado a última hora de la tarde y estará en su apogeo el domingo. Ese día se espera un descenso de temperaturas de unos siete grados con respecto a las de hoy (las máximas pasarán de 24 a 17 grados en Zaragoza) y la Aemet prevé precipitaciones generalizadas en toda la Comunidad. En definitiva, y quitando alguna tormenta puntual en la Ibérica turolense, el buen tiempo estará asegurado hasta el sábado por la tarde-noche.

La sabiduría popular siempre ha vinculado este puente con un tiempo lluvioso. Algunos lo relacionan con la ley de Murphy y otros creen que se debe a la luna llena (la Semana Santa se hace coincidir con ella, de ahí que los días festivos puedan caer en distintas semanas de marzo o abril).

Y aunque los meteorólogos confirman que es habitual que haga mal tiempo en estas fechas, explican que esa inestabilidad atmosférica no tiene nada que ver con la mala suerte o el periodo lunar.

Raquel Requena, delegado de la Aemet en Aragón, señala que el inicio de la primavera, al igual que ocurre en otoño, está marcada por «la incertidumbre y la inestabilidad». «Es bastante difícil encontrar una Semana Santa que en su conjunto haya sido totalmente seca. Algunas empiezan bien y luego acaban mal y al revés; unas tienen temperaturas casi veraniegas y en otras nieva en cotas bajas...», indica. En realidad, que llueva más en estas épocas del año se debe a que hay un mayor contraste de temperatura entre las capas bajas y altas de la atmósfera al estar pasando del invierno al verano y viceversa.«Puede ocurrir que las bajas se hayan calentado y que las de arriba aún sigan frías o lo contrario», añade. En Zaragoza no se registra una Semana Santa sin nada de lluvia desde 2004 y abril es el segundo mes con más precipitaciones (43 litros por m2 de media).

Etiquetas