Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El 42% de los medicamentos dispensados en Aragón ya son genéricos

Cada vez más principios activos tienen marca blanca. La Comunidad está por debajo de la media nacional (45%).

Imagen de archivo de una farmacia de Zaragoza
Farmacia de María Pilar Labat, que como sus compañeros critica la medida
HA

A lo largo de los últimos años, los medicamentos tradicionalmente más consumidos (como la Aspirina o el Augmentine) han ido perdiendo presencia en el mercado en favor de otros de composición similar, pero con un nombre diferente. Es prácticamente la única diferencia entre los fármacos con sello comercial y los de marca blanca, los genéricos, cuya dispensación actual duplica la de el mismo mes de 2011.

El consumo de medicamentos genéricos en Aragón alcanzó en enero el 42,1% del total, según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad. La dispensación de este tipo de fármacos se ha ido incrementando paulatinamente desde su llegada, una tendencia que se explica, principalmente, por las facilidades que han tenido desde las administraciones y por su menor coste.

Los médicos de todas las comunidades autónomas, también los de la aragonesa, tienen la obligación de prescribir por principio activo y no por nombre comercial los medicamentos, una norma de la que solo se escapan algunos.

Esto ocurre, por ejemplo, con la insulina. "Sólo hay marcas comerciales, por lo que no se puede recetar genérico", señala Belén Lomba, vicepresidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza. Otro escenario en el que no se receta marca blanca es cuando se comprueba que contiene algún compuesto que no termina de sentar bien al paciente.

Lomba explica que la lista de medicinas genéricas no ha dejado de crecer, a la par que los usuarios han dejado de desconfiar de sobres y pastillas distintos en tamaño y forma a los que siempre habían consumido: "Cuando se empezó a instaurar la prescripción del principio activo muchas personas, especialmente mayores, pensaban que era peor al ser más barato".

"Sin embargo -apunta-, estas reticencias han ido desapareciendo, y sólo en casos puntuales de pacientes acostumbrados a tomar una medicación concreta se aprecian algunas quejas". También se registan protestas aisladas cuando en las farmacias les venden productos diferentes para el mismo tratamiento.

Con la entrada de los EFG (siglas de Especialidad Farmacéutica Genérica), entra en juego un factor clave, que explica el apoyo institucional: su coste es menor, lo que supone un importante ahorro para las autonomías. Sólo en 2012 -último dato disponible-, Aragón obtuvo un ahorro de casi 41 millones.

Un 45% de consumo a nivel nacional

A nivel nacional, la media de dispensación de medicamentos genéricos representa ya el 45,84% de todos los envases facturados, frente al 39,7% del año anterior. La comunidad con el porcentaje más alto de consumo es Castilla y León, donde el 53,98% de los fármacos dispensados en farmacia son genéricos. Le siguen Andalucía (52,4%), País Vasco (51%) Cataluña (50,6%) y Madrid (49,6%).

Por contra, con el consumo más bajo de envases de genéricos se encuentran La Rioja (35,9%), Asturias (35%) y Murcia (31,8%).

Etiquetas