Despliega el menú
Aragón

El Justicia da la razón a los padres y pide que se controlen los menús escolares

El Justicia pide a los departamentos de Sanidad y Educación que supervisen los menús de las empresas de catering y efectúen inspecciones.

Imagen de archivo de  un comedor escolar de Zaragoza
El Justicia da la razón a los padres y pide que se controlen los menús escolares

El Justicia de Aragón ha dado la razón a la veintena de asociaciones de padres que reclamaron un mayor control de los menús escolares. El Justicia les ha respondido esta semana y pide a los departamentos de Educación y Sanidad que "supervisen los menús de las empresas que prestan el servicio de comedor escolar, y efectúen los preceptivos controles oficiales para garantizar la calidad del servicio".

El Justicia recuerda que (citando a la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición) "las autoridades competentes velarán para que las comidas servidas en escuelas infantiles y centros escolares sean variadas, equilibradas y estén adaptadas a las necesidades nutricionales de cada grupo de edad. Serán supervisadas por profesionales con formación acreditada en nutrición humana y dietética".

Ahora, el contrato vigente entre Educación y las empresas de catering no hace ninguna referencia a la calidad de los menús ni a los controles. Desde este curso, sí se aplica una guía orientativa aprobada conjuntamente por los departamentos de Educación y Sanidad: la Guía de Comedores Escolares de la Comunidad Autónoma de Aragón.

El Justicia critica que esta guía plantea "un laxo nivel de exigencia", ya que sólo hace recomendaciones. "La Guía deja a las empresas un amplio margen de discrecionalidad en la elaboración de los menús. Mas a nuestro juicio, existen razones suficientes para justificar que se impusieran ciertos límites y se ejerciera un control más especializado respecto de la actividad que desarrollan".

Respecto a los controles, el Justicia señala que en el proceso de supervisión y control de los menús escolares deben intervenir tanto el Departamento de Educación como el de Sanidad. "Junto a los programas de autocontrol se han de implementar otros controles e inspecciones oficiales de los menús escolares a cargo de la Dirección General de Salud Pública".

Ahora, las empresas de catering tienen expertos que supervisan la composición de los menús, pero para el Justicia esto no es suficiente. "Con objeto de asegurar la objetividad en la supervisión de los menús escolares, al margen de la imprescindible actuación de los nutricionistas de la empresa, consideramos que es necesaria una intervención de control e inspección por parte de especialistas independientes de la Administración sanitaria", subraya.

Satisfacción de los padres

"Estamos muy contentos con el informe del Justicia, que recomienda una mayor supervisión y control de los menús escolares, como llevamos pidiendo nosotros desde hace tres años", afirma Manuel Hernández, miembro de la APA Albada del colegio Lucien Briet y respresentante de los colectivos que han presentado la queja al Justicia. Las asociaciones de padres de 22 colegios, la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Aragón (FAPAR) y la Asociación Celiaca Aragonesa presentaron la queja el pasado mes de marzo en protesta por la falta de supervisión de los menús escolares.

"Nosotros queremos que se haga una supervisión previa y a posteriori de los menús escolares. Pedimos que se hagan controles aleatorios y constantes , sin avisar, para garantizar la calidad de la comida", añade. Las asociaciones de padres recuerdan que en otras comunidades autónomas ya se hace. Por ejemplo, en Cataluña, la Agencia de Salud Pública de la Generalitat ha revisado en los último seis años más de 2.000 menús de unos 275.000 escolares.

Etiquetas