Aragón
Suscríbete por 1€

Miles de familias atendidas

Las entidades sociales doblan sus ayudas en un año difícil

Pese a que el aumento de las donaciones y la concienciación ha permitido cubrir gran parte de los objetivos, las organizaciones caritativas avisan de que este año se ha extendido la pobreza.

Dos voluntarias trabajan en el Banco de Alimentos
Un nuevo repunte de usuarios vuelve a elevar las ayudas de las entidades sociales

El 2013 será un año de récord para las distintas organizaciones sociales de Aragón. Con todo lo que eso conlleva. Entidades como Cáritas, Cruz Roja, o el Banco de Alimentos cierran un año marcado por la "cronificación y extensión" de la pobreza a personas y familias que hace escasamente unos años se consideraban grupos ajenos a cualquier riesgo social. Un escenario que queda reflejado en las últimas estadísticas de condiciones de vida publicadas por el Instituto Nacional de Estadística, las cuales revelan que en Aragón -comunidad que hasta 2013 había salvado mejor que el resto del país la crisis- el índice de la tasa de pobreza ha pasado del 16,6% en 2011, al 19,5 con el que se va a cerrar este 2013. Esto es, un incremento un 15% superior al que se ha producido en el resto de España.

Como resultado, todas estas organizaciones han tenido que doblar sus ayudas, especialmente las directas para personas que no podían acometer los gastos más comunes de manutención. Un incremento que ha sido posible gracias al aumento de la solidaridad y la concienciación de miles de particulares y empresas, dato positivo sin duda del curso, pero que encierra "una situación de pobreza establecida" difícil de soportar.

"La pobreza se ha extendido a muchas familias que no esperaban padecerla y que se han encontrado con ella debido a la extensión del desempleo" señalaba Carlos Sauras, director de Cáritas en Zaragoza, al dar a conocer los datos de la entidad durante este año. En total, y a falta de conocer los datos de diciembre, Cáritas distribuyó durante los primeros 11 meses del año un total de 12.309 ayudas económicas directas por un importe de 1,7 millones de euros, es decir un 47,5% más que las emitidas el año pasado.

"Son cifras que demuestran la gravedad de la situación, teniendo en cuenta que el 2012, y los años anteriores, eran ya épocas de un fuerte incremento en este aspecto", explican desde Cáritas, que además señalan que los grupos sociales más afectados por las situaciones de pobreza son menores, jóvenes e inmigrantes extracomunitarios.

En la sede de Cruz Roja en Aragón la situación no es diferente, donde prevén que este año se cierre superando en mucho las ayudas concedidas durante el año pasado, especialmente a estratos que "antes no necesitaban ninguna atención". "Este año se distingue porque se han afianzado las necesidades especialemente en las familias con todos sus miembros en paro", explica Fernando Pérez, coordinador autonómico de Cruz Roja en Aragón, quien también destaca la "precarización" de las situaciones de pobreza que ya atendían.

A este respecto, desde Cruz Roja se han empezado a abrir puertas que antes no se necesitaban abrir, recibiendo muchísimas más donaciones en especie que de costumbre, algo que ha desembocado en problemas de logística para la institución. "Tenemos más donantes, más voluntarios, y más inversión, pero estamos teniendo complicaciones para poder distribuir todo lo que nos llega", señala Pérez, quien explica que se está trabajando para informatizar el proceso de las donaciones en especie y ampliando los espacios de los que dispone Cruz Roja para almacenar los alimentos, ropas y materiales que recibe.

Llegar donde el Gobierno no llega

Las principales organizaciones caritativas de la comunidad coinciden al señalar también que el aumento de las ayudas va de la mano con el descenso de la protección social del Estado. Así, según el último informe de Cáritas, las partidas que más han aumentado han sido las de vivienda, gastos sanitarios y educación. En concreto, esta última hasta un 77% más que el año anterior debido al descenso de las ayudas de comedor y material.

Un incremento que según Cáritas está provocado por "las dificultades de acceso y retrasos en la concesión del Ingreso Aragonés de Inserción así como con las carencias de los Servicios Sociales y otras ayudas para atender con prontitud a las personas que las solicitan".

Un 40% más de donaciones para el Banco de Alimentos

Otra de las organizaciones que este año se han convertido en vitales para dotar de ayuda a todos los necesitados es el Banco de Alimentos. Desde su sede en Mercazaragoza, la organización ha distribuido comida a más de 25.000 personas en todo Aragón. Un récord histórico que ha sido posible gracias al aumento de un 40% en el total de comida recogida, la cual ha pasado de 2 millones de kilos durante el curso pasado a los 2,8 que han conseguido en este.

"Este año hemos superado todos los récords gracias a la participación de un mayor número de empresas y sobre todo a la solidaridad de los voluntarios y donantes particulares", explica José Ignacio Alfaro, coordinador del banco en Zaragoza.

Sin embargo, el banco ha notado el "preocupante" aumento de la pobreza en el índice de distribuidores. Hasta el 2012, la organización contaba con unos 200 locales de distribución -Asociaciones de barrios, parroquias, organizaciones- que este año se han elevado hasta los 248, cuando en épocas anteriores "solo se creaba uno nuevo cada tres meses". Un nuevo escenario que satisface a Alfaro "porque se puede prestar ayuda a todo aquel que lo necesita", pero que por otra parte "también refleja la extrema necesidad que se vive cada día en nuestro país".

Etiquetas