Aragón

Agricultura

Bruselas pide que se autorice un nuevo maíz transgénico

El comisario de Sanidad de la UE ha reclamado a los Gobiernos que debatan sobre la norma que permitiría a los Estados vetar el cultivo de transgénicos en su territorio.

El 37% del cultivo transgénico en España es aragonés
EFE

La Comisión Europea ha pedido este miércoles a los Estados miembros -por primera vez en tres años- que autoricen el cultivo en territorio europeo de un nuevo tipo de maíz transgénico, el 1507, fabricado por la multinacional norteamericana Pionner, que presentó su solicitud hace 12 años. Los ecologistas han tachado la propuesta de irresponsable y han denunciado que el nuevo transgénico pone en riesgo la biodiversidad.

El comisario de Sanidad, Tonio Borg, ha justificado esta medida alegando que el Tribunal de Justicia de la UE condenó en septiembre al Ejecutivo comunitario por no haber tramitado la petición de Pionner y ha asegurado que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria ha elaborado ya seis dictámenes positivos sobre este transgénico.

No obstante, ante la controversia que generan los organismos genéticamente modificados (OGM) en muchos Estados miembros, Borg ha reclamado a los Gobiernos reactivar el debate sobre la norma que permitiría a los Estados miembros vetar el cultivo de transgénicos en su territorio, incluso si los autoriza Bruselas, alegando motivos que no sean medioambientales o de seguridad alimentaria.

El comisario de Sanidad ha apuntado que esta norma fue "apoyada ampliamente por la Eurocámara y logró una "considerable mayoría" entre los Gobiernos (24 de 27, según ha dicho), pero está paralizada por una minoría de bloqueo. A su juicio, con su aprobación se resolvería la polémica y la división que causan los transgénicos.

La organización ecologista Greenpeace ha denunciado que el maíz 1507 produce una toxina pesticida llamada Bt y es capaz de resistir fuertes dosis de un pesticida que la UE pretende retirar del mercado de aquí a 2017 por su alta toxicidad.

"La Comisión está actuando irresponsablemente al recomendar la aprobación de un cultivo genéticamente modificado que se sabe que daña a las mariposas y las polillas y que alentará un uso desenfrenado de un herbicida tan tóxico que está siendo eliminado de Europa. Teniendo en cuenta el impacto medioambiental, la ausencia de beneficios de los cultivos transgénicos y la amplia oposición pública, preguntamos: ¿en nombre de quién actúa la Comisión?", ha dicho Greenpeace en un comunicado.

El expediente pasa ahora a manos de los Estados miembros, que difícilmente lograrán una mayoría suficiente a favor o en contra de la autorización, lo que confiere a la Comisión la última palabra cuando se cumplan todos los trámites.

En la actualidad ya se cultiva en Europa un maíz transgénico, el MON 810, cuya producción se concentra principalmente en España (116.306 hectáreas en 2012, según los datos de Bruselas). En 2010, la Comisión autorizó también para el cultivo la patata Amflora, que no se cultiva desde 2011.

El Ejecutivo comunitario ha aprobado también este miércoles tres autorizaciones para maíces transgénicos, pero en estos casos dedicados sólo a alimentación y piensos y no a cultivo.

Consulta otras noticias de Heraldo del Campo.

Etiquetas