Despliega el menú
Aragón

Sentencia de Estrasburgo

Nueve presos etarras encarcelados en Aragón resultan beneficiados por la sentencia

En total, son 34 los presos etarras encarcelados en centros penitenciarios aragoneses.

Diversos parlamentarios y simpatizantes de Bildu celebran la sentencia de Estrasburgo
Nueve presos etarras encelados en Aragón resultan beneficiados por la sentencia
EFE

La derogación de la doctrina Parot, que este lunes ha resuelto el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, va a permitir la puesta en libertad de nueve de los 34 etarras que se encuentran en centros penitenciarios de Aragón, tal y como firmó Ramón J. Campo en una información publicada hace unos días en Heraldo de Aragón.

La doctrina , que lleva el nombre del francés Henri Parot , uno de los autores del atentado de la Casa Cuartel de Zaragoza en 1987 con once muertos, incluye la aplicación de las reducciones de penas a los condenados, sin partir de la suma de todas ellas, lo que permite alargar las condenas en casos de presos con varios delitos. Parot tiene una condena de 4.800 años por 82 asesinatos, pero saldría en libertad después de 23 años en prisión.

El centro penitenciario de Zuera alberga a 21 presos de ETA, entre los que hay cinco que pueden beneficiarse si Estrasbugo deroga la doctrina Parot . 

El etarra Jesús María Mendijueta Flores sería el único preso en Zuera que saldría inmediatamente porque en su caso la aplicación de la doctrina amplió su estancia en prisión diez años desde 2011. Miembro del comando Vizcaya a principios de la década de los 90, fue arrestado en 1991 por primera vez. Sobre él pesan un total de 584 años de cárcel por 11 intentos de homicidio y tres asesinatos, uno de ellos al guardia civil Ricardo Couso Río al que tiroteó en presencia de su hijo de nueve años cuando iba a recogerle al colegio. Fue trasladado a Zuera en 2011 tras ser extraditado de Francia al detenerlo de nuevo en 1999.

Ignacio Orotegui Ochanderena, condenado a dos asesinatos e intento de otros cinco, saldría en diciembre de 2016, a pesar de tener una condena de 253 años. Pedro Juan Odriozola Aguirre, condenado a 30 años por un atentado contra un convoy de la Guardia Civil en Tolosa , podría adelantar su salida a julio de 2018. Jokin Mirena Sancho, autor de tres asesinatos y con una pena de 183 años, quedaría libre en 2019, y Javier Goldaraz Aldaya, condenado por asesinar a un guardia civil y siete crímenes frustrados, saldría en septiembre de 2022 y no pagaría la pena de los 155 años.

Centros de Daroca y Teruel

En la prisión de Daroca, otros dos internos de ETA de los siete presos de la banda terrorista que están en el centro se beneficiarían de la derogación de la doctrina . Son Joseba Artola Ibarretxe, que quedaría libre en 2016, pese a ser culpable de tres asesinatos y una condena de 271 años; y José Ignacio Echevarría Pascual, adelantaría su libertad a 2021 cuando en su expediente constan 336 años de pena por cuatro asesinatos y colocar cuatro bombas.

En el centro de Teruel pueden quedar en libertad otros dos miembros de ETA (Asier Ormazabal Lizeaga, autor de un atentado contra un autobús en Córdoba) y Juan Andrés Urquizu Ormazabal, quien saldría en 2016.

Etiquetas