Despliega el menú
Aragón

Salud

"Los niños de la talidomida llevamos más de 50 años esperando justicia"

Varios aragoneses afectados por la talidomida forman parte de la demanda conjunta contra la farmacéutica alemana Grünenthal. El juicio se celebró este lunes en Madrid.

Jesús Marco, en 2004, en Alfamén
"Los niños de la talidomida llevamos más de 50 años esperando justicia"
GUILLERMO MESTRE

Jesús Marco, vecino de Alfamén de 52 años, vivió este lunes un día histórico. "Los niños de la talidomida llevamos más de 50 años esperando justicia. Estamos satisfechos de que por fin se haya celebrado el juicio", afirma tranquilo este hombre, que nació con malformaciones en ambos brazos y piernas.

Jesús es uno de los españoles afectados por la talidomida (un fármaco que se suministró a mujeres embarazadas entre 1957 y 1963, y que provocó graves malformaciones a unos 3.000 bebés en España y 20.000 en el mundo). Varios aragoneses participan en la demanda conjunta contra la farmacéutica alemana Grünenthal, según explica la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (AVITE).

El juicio se ha celebrado este lunes en Madrid y ha quedado visto para sentencia. La asociación de víctimas, que agrupa a cerca de 200 afectados españoles, reclama al laboratorio alemán 204 millones de euros de indemnización, 20.000 euros por cada punto porcentual de minusvalía de los afectados.

Jesús tiene una minusvalía del 87%, no trabaja, vive con una hermana que le ayuda a vestirse y en las tareas domésticas. Cobra una pensión de invalidez y también recibió una ayuda del Gobierno español. Jesús es una de las 24 víctimas oficiales que el Gobierno reconoció en 2010, después de que el Instituto de Salud Carlos III demostrara la relación entre el medicamento y sus consecuencias.

"Necesito ayuda por las mañanas para vestirme. Por lo demás, hago una vida normal", afirma. Jesús es aficionado al fútbol (ha entrenado muchos años a equipos de fútbol sala infantiles de Alfamén) y a jugar a las cartas con los amigos en el bar, según contó en una entrevista a HERALDO DE ARAGÓN hace casi una década.

La talidomida se patentó en Alemania en 1955 como un tranquilizante, y durante los años siguientes también fue administrado por los médicos en muchos países para aliviar las molestias y náuseas del embarazo. En Alemania dejó de comercializarse en 1961, pero en España siguió vendiéndose varios años más, según denuncia AVITE.

Los padres de Jesús murieron sin poder llegar al juicio, igual que muchos afectados. "La lucha no es sOlo por el dinero, sino por el reconocimiento de la enfermedad", ha asegurado este lunes en Madrid José Riquelme, presidente de la asociación de víctimas.

Etiquetas