Despliega el menú
Aragón

Aragón

El Estado debe casi siete millones de euros a aragoneses que fueron expropiados

Se trata de deudas contraídas por el Ministerio de Fomento para ejecutar o acondicionar carreteras y líneas de tren. Huesca es la provincia más afectada por los adeudos.

Estado actual de las obras en la A-22, entre Binéfar y Almacellas
Fomento reanudará obras de la A-21 y la A-23 en septiembre
CONCHA SILVáN

Siete millones de euros. Esta es la cantidad que adeuda el Estado a decenas de propietarios aragoneses que un día fueron expropiados para construir carreteras y vías de tren. Pese a que perdieron sus tierras, el dinero nunca llegó y aún hoy no se conoce con certeza cuándo recibirán el dinero que les pertenece. Solo en la provincia de Huesca las expropiaciones impagadas ascienden a 3,8 millones de euros.

Los propietarios más afectados, tanto particulares como ayuntamientos, son vecinos de Arascués, Arguis, Barbastro, Binéfar, Jaca, Monzón, Puente La Reina de Jaca, Sabiñánigo y Santa Cilia. Por los términos municipales de estas localidades altoaragonesas discurren las autovías A-21 (Jaca-Pamplona), A-22 (Huesca-Lérida) y A-23 (Sagunto-Somport), las que más expropiaciones sin pagar concentran.

Esta información ha sido facilitada por el Gobierno al diputado Chesús Yuste (CHA) a través de una respuesta parlamentaria. El Ejecutivo central no ha facilitado la cifra de propietarios afectados pero ha señalado que a las cantidades que les adeudan por las tierras se han de sumar los intereses de demora que, “en todo caso, se calcularán de oficio”.

Las cantidades pendientes de abonar por actuaciones realizadas en la provincia de Zaragoza ascienden a 2,9 millones de euros. Hasta 1,8 millones se corresponden a expropiaciones de terrenos utilizados para construir el tercer carril de la Ronda Norte a la altura de Malpica.

También suponen una cantidad importante las expropiaciones relacionadas con la construcción del Cuarto Cinturón de Zaragoza que aún no han sido abonadas y que ascienden a 660.000 euros.

En el caso de Teruel las expropiaciones pendientes de pago suponen poco menos de 36.100 euros. Las obras por las que  se adeudan estas cantidades son la variante de Alcañiz (31.214,79 euros pendientes), la construcción del enlace CN-234 en Teruel (2.405,75 euros) y un tramo de la vía que une Teruel y Santa Eulalia del Campo a la altura de Villarquemado (2.407,68 euros).

De los casi siete millones de euros totales que se adeudan, algo más de 6,8 millones corresponde a la red de carreteras del Estado y el resto (78.000 euros) a infraestructuras ferroviarias. La supresión de pasos a nivel en la provincia de Zaragoza concentran la mayor parte de los impagos (hasta 67.225 euros).

Tal y como publicó la edición impresa de HERALDO DE ARAGÓN, el Estado ha tardado más de cuatro años en pagar algunas expropiaciones realizadas con motivo de la construcción de las autovías A-21 y A-22, mientras que buena parte de dinero destinado a Aragón en los presupuestos de 2012 se dedicó a pagar actuaciones anteriores y expropiaciones y no a inversión nueva.

Etiquetas