Aragón

Educación

Unas 400 monitoras de comedor pierden su trabajo en dos años

Unas 1.100 monitoras están trabajando en los colegios aragoneses. El número de alumnos y de trabajadoras es similar al curso pasado, pero menor que el anterior. En algunos centros ha habido confusión con las becas de Ayuntamiento de Zaragoza.

Monitoras en el comedor del colegio Zalfonada
Unas 400 monitoras de comedor han perdido su trabajo en dos años
P.F.

Desde el 1 de octubre, unas 1.100 monitoras (la inmensa mayoría son mujeres) trabajan en los comedores escolares de los centros públicos aragoneses, una cifra similar al final del curso pasado y un 25% menos que hace dos años, según fuentes sindicales. El curso pasado comenzaron trabajando menos monitoras en octubre pero el número creció con la ampliación de las becas a mitad de curso.

Los comedores escolares funcionan a pleno rendimiento desde esta semana, tras la incorporación de los alumnos becados por el Gobierno de Aragón (el 23 de septiembre, con el inicio de la jornada partida) y el Ayuntamiento de Zaragoza. En algunos colegios de la capital, las becas del Consistorio han permitido aumentar ligeramente el número de alumnos en los comedores. Aunque en otros ha creado cierta confusión.

El sector de monitoras de comedor tiene 1.300 trabajadoras fijas-discontinuas, de las que 200 están ahora sin trabajar por el descenso de alumnos en los comedores en los últimos años. Hace dos años trabajaban todas las fijas-discontinuas y también unas 200 eventuales, según explica Ana Royo, secretaria de organización de la Federación de Servicios de UGT-Aragón.

"Hace dos años trabajaban 1.500 monitoras en los comedores escolares. El gran bajón fue el curso pasado, cuando cambió la política de becas y subió el precio. Las becas ahora solo cubren el periodo de jornada partida, con lo que en septiembre y junio baja mucho el número de alumnos en los comedores. La política de becas nos afecta directamente al sector de las monitoras de comedor. Son puestos de trabajo que facilitan la incorporación de la mujer al mercado laboral", subraya Ana Royo. El sueldo de una monitora oscila entre los 560 euros de un mes como octubre con 21 días lectivos y los 340 en diciembre, con muchas vacaciones escolares (cobran por día y hora trabajada, no cobran vacaciones ni festivos).

La influencia directa de las becas en los comedores

Casi un tercio de los alumnos que usan el comedor en los centros públicos son becados, por lo que la política de becas afecta directamente a los comedores. Seis colegios de Zaragoza no abrieron su comedor a principio de curso, porque las becas no cubren el periodo de jornada continua. Desde esta semana prácticamente todos los comedores funcionan con normalidad.

En algunos colegios de la capital se ha incrementado ligeramente el número de alumnos, gracias a las ayudas del Ayuntamiento, como en el Ciudad de Zaragoza, Las Fuentes o Sáinz de Varanda. En otros centros, sin embargo, el número total de alumnos becados ha descendido, como en el Tío Jorge, el Santo Domingo o el Ramiro Solans. Y en algunos la diferencia es "abismal" respecto a hace dos años.

"Ahora tenemos en total 64 comensales, 20 menos que el año pasado porque ha bajado mucho el número de becas. Este año, 140 niños pidieron la beca del Gobierno de Aragón y solo han concedido 51, además de 9 del Ayuntamiento. Hace dos años, pedíamos unas 110 y nos daban 80. Hay muchas familias necesitadas que se han quedado sin beca y no pueden pagar el comedor", afirman desde el colegio Santo Domingo, en el Casco Histórico.

Confusión con las becas del Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Zaragoza ha concedido este año 1.333 ayuda de comedor, que se suman a las 2.500 que la DGA ha concedido en la ciudad de Zaragoza. El Consistorio informó a los centros a finales de septiembre quiénes eran los alumnos beneficiados (tenían que estar en la lista de denegados de la convocatoria de la DGA y que su renta anual no superara los 12.278 euros, el doble que lo exigido en las becas del Gobierno de Aragón).

La gestión de estas ayudas municipales ha creado cierta confusión en algunos centros. En algunos colegios, los niños becados por el Ayuntamiento están utilizando el comedor desde el 23 de septiembre; en otros han comenzado el 1 de octubre, y en alguno todavía no se quedan a comer porque la dirección del centro no tiene instrucciones claras de cómo gestionar este pago. Además, varios directores se han quejado de que se les deja a ellos la responsabilidad de elegir las familias beneficiarias para cubrir las renuncias o en casos de extrema necesidad.

Desde el Ayuntamiento responden que la colaboración con la DGA "es total". El importe de la beca municipal es de 750 euros por niño. Fuentes municipales señalan que el Ayuntamiento hará una transferencia a los colegios en el primer trimestre de 2014.

Etiquetas