Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Fiestas de los pueblos

Casi un centenar de pueblos de Aragón estalla en fiestas por San Roque

Las ganaderías denuncian una guerra de precios que empeora su situación año tras año mientras que las orquestas dejan paso a unas discomóviles más baratas.

P.P.G. Zaragoza Actualizada 16/08/2013 a las 13:36
7 Comentarios
Las fiestas de ValderrobresM. G.

Más de cien pueblos de todo Aragón están en fiestas esta semana y otros setenta les seguirán en lo que queda de agosto. San Roque es, sin duda, la festividad más celebrada por los pequeños municipios porque el día de la Asunción permite cogerse puente a muchos aragoneses y escaparse al pueblo.

Son muchos los negocios que viven gracias a estas fiestas, aunque cada vez en peores condiciones. La mayor parte de las ganaderías reconocen que las fiestas patronales del verano representan casi la totalidad de sus ingresos, dejando de lado la venta de algunas cabezas de ganado durante el año. Sin embargo, cada año es más difícil sobrevivir a base de unas fiestas cada vez más recortadas que en muchos casos han llegado a reducir su presupuesto un 50% desde que comenzó la crisis.

Son muchos los pueblos que, como Calatayud, han optado por prescindir de los encierros. De hecho, en toda España, los espectáculos taurinos anuales han descendido desde los 3.295 de 2008 hasta los 1.997 del año pasado. En Aragón los festejos de este tipo cayeron desde los 74 en 2011 hasta los 62 en 2012.

Domingo Nebot, de la ganadería El Val, asegura además que ahora los pueblos exigen los mismos servicios pero más baratos. Este ganadero de La Puebla de Valverde considera que el precio de un espectáculo, ya sea de vaquillas o de toro embolado, no debería bajar de los 700 - 800 euros para resultar rentable el traslado y la cria de los ejemplares. Sin embargo, asegura que en los últimos años es difícil subir de los 500 euros. "Por seis vacas pagan entre 500 y 600 euros, lo mismo que por un toro embolado. Por contra, si es un toro cerril -más bravos porque nunca se han estrenado en fiestas-, cuesta entre 1.500 y 1.800 euros, aunque debería rondar los 3.000", protesta este ganadero turolense.

Ángel Gracia, de la ganadería Barquero LAG, matiza que los presupuestos varían según los pueblos, -no es lo mismo uno de 2.000 habitantes que uno de 400-, y según 'la dureza' del espectáculo que requieren: "Hay algunos pueblos que son muy duros, con muchos recortadores que le dan muy fuerte a la vaca y luego el animal ya no corre en todo el verano y se queda tumbado y sin salero", critica Gracia. De todas formas, este ganadero de Quinto de Ebro señala que, tal y como está el negocio, con mucha competencia y precios cada vez más bajos, la cría de toros da "lo justo" para sacar adelante a la familia.

"Si una fábrica me garantizase trabajo hasta que me jubile, me quito las vacas mañana mismo pero tengo 51 años, a dónde voy ahora. Por eso, si saco a mi familia adelante, aunque sea haciendo más horas que el reloj, pues para mí ya es un triunfo" explica Ángel Gracia mientras critica que el aumento del precio del gasoil y los piensos no se tenga en cuenta en las contrataciones de las fiestas.

Espectáculos nocturnos

Los ayuntamientos aragoneses están cada vez más ahogados y deben dividir unos presupuestos muy ajustados entre todos los actos que se consideran imprescindibles en unas fiestas. Un reparto en el que las discomóviles han salido ganando y las orquestas perdiendo.

Tal y como reconoce Cristian Andreu, cantante de la Orquesta Boston, muchos municipios se decantan ahora por los tríos y las discomóviles para la animación nocturna, opciones más baratas que rondan los 600 euros la noche. Los precios de las orquestas oscilan, sin embargo, entre los 2.000 y los 10.000 euros dependiendo de la calidad y del número de componentes.

La Orquesta Boston está compuesta por dos chicas y cinco chicos y este año ha tenido que bajar los precios. Gracias a eso y a una renovación del repertorio con canciones destinadas a un público más joven, informan de que este verano han conseguido aumentar el número de actuaciones hasta rondar las treinta después de varios años de tendencia negativa desde que comenzó la crisis: "Hay que renovarse para abrirse puertas", señala Andreu, un cantante que cuando no hay fiestas, gestiona su propio negocio en la calle de Delicias.

Pablo Sánchez, responsable junto a otro compañero de la Discomóvil Superstar, es uno de los beneficiados por la reducción del presupuesto para las fiestas patronales. Aunque desde que comenzó la crisis han tenido que bajar el precio por una noche desde los 1.000 hasta los 600 euros, asegura que su volumen de negocio ha aumentado considerablemente: "Ahora hacemos más pueblos y más noches en cada uno". Valderrobres es uno de esos pueblos que ha optado por la discomóvil y por prescindir de orquesta para las dos últimos días de fiestas.

Turismo y consumo

Durante estos días muchos pueblos pequeños de Aragón llegan incluso a cuadruplicar su población, según informa Juan Ciércoles, presidente de la Asociación Provincial Empresarial de Hostelería y Turismo de Teruel. Ciércoles asegura que este puente de agosto ayuda "muchísimo" a que la gente de la provincia mejore sus cuentas de explotación. "Hay negocios que esperan este mes como los agricultores el agua de mayo".

Sin embargo, el empeoramiento de la situación económica de muchas familias también se deja notar en la recaudación de bares y hoteles durante las fiestas. La gente hace estancias más cortas y consume menos. La propietaria de unos apartamentos turísticos en Valderrobres señala que ahora el verano es menos rentable porque antes los clientes se quedaban más noches. "Fiestas sigue siendo la época de mayor ocupación del año pero ahora hay que cambiar cada día las habitaciones porque van y vienen muy rápido y no llegamos a llenar nunca el 100%", informa esta empresaria.

Ciércoles asegura que hay muchos establecimientos de pueblos pequeños que viven de estas semanas de fiesta porque el resto del año su población no llega a las 100 personas. Señala además que, pesea que el consumo ha bajado, el mes de agosto sigue siendo fuerte porque "si la gente no se va de vacaciones este mes siente como si no tuviese verano".


  • ejeano16/08/13 00:00
    Lo mejor es que sostengan las fiestas los del pueblo. Me refiero a actuaciones. Cuando había pasta, no había nada caro. Ahora, que hay menos, a levantarlas los de casa, que para eso saben hacer lo que sea.. Pero bueno, todo sea por la fiesta.
  • maño16/08/13 00:00
    Y no comentan lo que, en muchas ocasiones y municipios, han tardado en cobrar
  • Onegin16/08/13 00:00
    Mientras los alemanes educan a sus hijos en el trabajo, los españoles les educan en las banales fiestas locales, por eso un aleman tiene un salario de maravilla y aqui no encuentra trabajo ni el mas pintado.
  • jesus16/08/13 00:00
    Toma, anda los ganaderos...ahora se enteran que hay competencia?. Señores...no es guerra de precios, es COMPETENCIA. Hay "guerra de precios" en los supermercados, en lso seguros, en la banca... Ni que solo ellos sufrieran la crisis...
  • edu16/08/13 00:00
    Nº 2 Y la gente que vive de las orquestas, disco-móviles, montajes de escenarios, las barras de los pabellones, etc., etc. esos al paro o que. Pues es un trabajo tan digno como otro cualquiera.
  • sergio16/08/13 00:00
    "invitamos a todos a que vengan a las fiestas del pueblo...." y así nos va a todos. Subvenciones de titiriteros cuando no hay dinero para el transporte escolar...
  • Luis16/08/13 00:00
    Han bajado el precio de las orquestas, los sueldos de musicos y montadores también han bajado. Sin embargo los representantes se llevan lo mismo.


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo