Aragón

Inmigración

68.000 extranjeros residentes en Aragón han dejado la comunidad en 5 años

La mayoría (41.317) han vuelto a sus países de origen y el resto ha optado por mudarse a otra comunidad autónoma. El número de españoles residentes en Aragón que se ha ido al extranjero en las mismas fechas asciende a 4.727.

Desde que empezó la crisis económica, las estadísticas oficiales señalan que 68.000 extranjeros residentes en Aragón han dejado la región. Lo han hecho, sobre todo, rumbo a sus países de origen, pero también a otras comunidades autónomas. La más que delicada situación económica que vive España es para muchos inmigrantes determinante a la hora de decidir si emprenden el camino de vuelta. Las circunstancias de algunas de estas familias es tan frágil que ni siquiera tienen recursos para poder pagarse el billete de vuelta, según indican algunas asociaciones que les prestan ayuda.

Uno de los principales motivos de este éxodo es la falta de trabajo generalizada. “No tienen trabajo y, además de no poder sobrevivir, no pueden conseguir los papeles”, dicen desde la ONG Sos Racismo Aragón, que lleva en funcionamiento desde 1992 y conoce bien la situación de los inmigrantes que residen en Aragón.

De estos 68.000 ciudadanos extranjeros recogidos en la Estadística de Migraciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), 41.317 pusieron rumbo a sus países de origen. La cifra de personas que dejan España lleva tres año sin parar de crecer. En 2012, dejaron la Comunidad 8.716 residentes extranjeros. Para encontrar una cifra mayor hay que desplazarse hasta el año 2009, cuando 9.361 personas salieron del territorio aragonés.

Pero los inmigrantes no solo han salido de Aragón para volver a sus países. Algunos también han preferido cambiar de comunidad autónoma para seguir viviendo en España. Hasta 26.745 personas han elegido esta opción desde 2008 y hasta el pasado 31 de diciembre. La mayoría de estas personas eligieron establecer su residencia en Cataluña, la Comunidad Valenciana y Madrid.

"Muchos no pueden ni pagarse el billete"

Este martes el paro registrado durante el mes de junio en Aragón ofrecía unos datos esperanzadores, pero lo cierto es que desde 2008 se han acumulado las malas noticias. En las estadísticas de paro registrado de este año en la Comunidad aparecen una media mensual de 24.860 parados extranjeros. A fecha 1 de enero de 2013, y según los datos del padrón de habitantes que elabora el INE, en Aragón residían 172.931 extranjeros.

Fuentes de Sos Racismo Aragón señalan que muchos inmigrantes quieren trasladarse definitivamente a su país pero que ni siquiera tienen dinero para pagarse el billete. “Suelen resistir mucho hasta tomar la decisión de marcharse. Ellos arriesgan todo para venirse a España y consideran que volver a su país sin nada es un fracaso”, abundan desde la ONG.

Desde Sos Racismo alertan del duro día a día que viven algunos inmigrantes. “Muchos no tienen una red de amistades o familiares en la que apoyarse para aliviar su situación y algunos ni si quiera pueden plantearse volver porque no tienen dinero para pagarse el billete”, indican.

Esta ONG, aunque no gestiona las ayudas de los programas de retorno voluntario que el Gobierno de España ha puesto en marcha, conoce numerosos casos de personas que se están valiendo de estas ayudas para dejar España.

Programas de retorno de emigrantes

En 2012, la Dirección General de Migraciones del Ministerio de Empleo y Seguridad Social habilitó una partida de 3,69 millones de euros para ejecutar programas de asistencia al retorno voluntario de inmigrantes. Según los datos recopilados por la Secretaría General de Inmigración y Emigración para el conjunto nacional, entre 2009 y 2012 se han acogido a estos programas 9.910 inmigrantes. 

Con estos fondos se han financiado ayudas a tres tipos de proyectos: inmigrantes que no tienen medios ni para subsistir en España ni para volver a su país; personas que tienen derecho a paro y deciden cobrarlo íntegramente de una vez para regresar a su país con la condición de no volver a España en cinco años; e inmigrantes que están dispuestos a poner en marcha una empresa en sus países de origen.

Para todos, el programa subvencionado incluye orientación práctica, apoyo psicológico, el pago de la documentación necesaria para viajar, el billete de retorno pare el interesado y sus familiares, una ayuda de 400 euros por persona (hasta un máximo de 1.600 por unidad familiar), cobertura de medicinas si son necesarias y un dinero de bolsillo de 50 euros por persona (hasta 400 por familia).

Si además necesitan desplazarse en su país hasta llegar a casa, tendrán una ayuda de 100 euros por cabeza hasta 600 por familia. En el caso del retorno productivo, a lo anterior se suman servicios de asesoramiento, formación y capacitación.

Al contrario que España, muchos países, sobre todo latinoamericanos, están experimentando un crecimiento económico considerable en los últimos años y animan a quienes emigraron a regresar. Hace unas semanas, era la ministra de Inclusión Económica y Social ecuatoriana la que pedía desde Sevilla el regreso de sus compatriotas a Ecuador. "Hay muchísimas oportunidades en el país para construir una vida digna", dijo Doris Soliz.

Etiquetas